Esta etapa de despertar sexual por la que estaba pasando hacía que estuviese todo el día caliente como el pico de una plancha, y todo me excitaba, incluso salir al balcón a tomar el aire…

Resulta que enfrente de casa de mis padres un buen día llegaron tres chavales, estudiantes, que compartían piso.

La ventana de una habitación y el comedor, daban justamente al comedor nuestro, con lo que desde nuestra ventana y balcón adjunto, tenía una visión perfecta de ese piso, al estar además una planta por debajo del nuestro.

Recuerdo estar un día tomando el aire, en verano, en el balcón, y ver como llegaban estos con sus mochilas y maletas a tomar posesión del piso y al subir la persiana de la ventana encajarla completamente arriba.

Intentaron durante media hora bajarla, pero como no podían, la dejaron así, y de esa forma se quedó durante todo el año.

Lo primero que vi a través de esa ventana fue al poco de instalarse, como el chaval que se había quedado en esa habitación se desnudó para cambiarse y ponerse ropa de ciclista. Le daba igual que le estuviesen viendo, es más, yo creo que le gustaba, porque de vez en cuando echaba una mirada por la ventana, buscando tal vez a alguien que le estuviese observando.

Y así le vi, cambiándose, infinidad de veces, con lo que os puedo explicar en que consiste un uniforme completo de ciclismo sin haber cogido una bicicleta en bastante tiempo.  (Además de que con la bici se te pone un culo perfecto -doy fe-).

Por otro lado, siendo piso de estudiantes, ahí es que vi de todo.

Otro día, por ejemplo, vi como estaba uno de los tres chavales, masturbándose en el sofá, hasta que se dio cuenta que estaba la cortina abierta y levantarse, completamente empalmado para cerrarla.

O cuando salían de la ducha, que colgaba la toalla en el balcón, desnudos también. A veces lo hacían solos, pero otras los tres a la vez, y eso era ya era morbazo elevado al cubo…

Pero lo que mas me impactó fue una fiesta que montaron un jueves noche. Me asomé varias veces por el escándalo que montaban y a la última que me asomé, tuve que parpadear varias veces porque no me creía lo que estaba viendo.

Ahí estaba el ciclista, follándose a una tía en el balcón. Ella delante, apoyada sobre la barandilla, y él detrás dándole lo suyo y lo de su prima…

Encima la chica no me digas muy bien porqué, porque iba en bolas, pues estaba tapándose los pezones, como si con eso ocultase el espectáculo que estaban dando…

A los meses, finalizado el curso, los tres chicos dejaron el piso.

(Yo durante mis años de universidad nunca compartí piso con nadie, pero vamos, si eso era lo habitual, de verdad que es algo de lo que me arrepentiré mientras viva…)

Los siguientes alquilados en la vivienda fueron un matrimonio de mediana edad, extranjeros.

Antes de volverlo a alquilar, se ve que los dueños arreglaron la persiana, pero por lo visto, los nuevos, la volvieron a encajar arriba (la persiana era vieja, y se ve que si estirabas un poco te la cargabas).

Bueno, pues esta pareja, follaban con la ventana abierta sin importarles lo más minimo que tuviesen vecinos.

Así que también me harté de ver polvos en esa habitación en todas las posiciones posibles. Aquello fue como una lección de kamasutra pero por capítulos: Mamadas, 69, folladas por delante, por detrás…

Recuerdo que hubo noches que si mis padres no estaban y había salido con los amigos, que me volvía incluso antes por si pillaba el espectáculo porno en vivo.

Los siguientes inquilinos, dos tíos, también encajaron la ventana, pero eran un poco más tímidos, porque los vi varias veces, pero sólo en calzoncillos, que como morboso también lo era, pero comparado con lo que había visto en ese piso con los anteriores, pues se quedaba en bastante descafeinado.

Tiempo después, también estuvo viviendo un chaval, pero ese no se cargó la persiana.

Pues aún así, una noche le pillé haciendo un streptease completo a su novia, que estaba sentadita ahí de espaldas a la ventana mientras ella y todo el vecindario que quisiera, veía a su novio despelotarse al ritmo de la música.

El último inquilino que pasó por esa vivienda, o el ultimo que yo vi mientras vivía en casa de mis padres, fue un chaval que por lo poco que vi no parecía que fuese a hacer nada erótico-festivo… hasta que un día pasó por bajo de la calle un desfile militar y se puso a darle a la zambomba mientras veía el espectáculo…

Todo lo que he contado de esa vivienda es verdad, eh? Que puede sonar extraño o exagerado, pero es que fue tal cual lo cuento.

¿ No hay casas que dicen que están encantadas? ¿con su fantasma y todo? pues ahí debió morir algún tío supercachondo porque lo que pasaba en ese piso nunca lo vi normal…

Y de aquellos polvos, estos lodos.

Desde entonces me ponen mucho los ciclistas (esas mallas ajustadas…), aunque no he tenido la suerte de estar con ninguno.

Y respecto del tema voyeur, pues aún lo sigo manteniendo, claro, aunque ni tengo prismáticos ni me quedo horas delante de una ventana, ¿eh? (tampoco penséis mal, caramba).

De todos modos, eso de “mirar”, yo creo que en mayor o menor medida, nos gusta a todos, no?

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s