Casi siempre que ligaba por el ambiente iba asociado a que llevaba ya varias copas encima y eso hacía que me desinhibiese un poco, porque sino, con mi timidez para el cara a cara inicial, solía costarme bastante.

Por eso me sorprendió una vez que sin venir a cuento ni buscar nada, ligué una tarde de sábado en una cafetería, y aunque sí que es verdad que estaba en zona de ambiente,  a mí era la primera vez que me pasaba algo así.

Recuerdo que estaba sentado tranquilamente con mi amigo Quique (del que os hablé ayer) en un bar del centro cuando nos dimos cuenta que un chaval que estaba fuera, en la terraza, no me quitaba ojo de encima.

A mí la situación me hizo gracia porque la verdad es que no se cortaba ni un pelo, y aunque él estaba sentado con una amiga, a la chica no le prestó atención en casi ningún momento.

Quique me había confesado ya días antes que lo nuestro no iba a pasar de una amistad, e incluso fue él quien me animó a decirle algo al chaval, pero conociéndome, estaba claro que sin alcohol de por medio no iba a ser yo quien tomase la iniciativa.

Fue en el momento en que me acerqué a la barra para pagar, cuando el chico entró, se acercó adonde yo estaba, y comenzó a darme algo de conversación. Me comentó que era brasileño aunque llevaba ya muchos años viviendo en Valencia. Que se llamaba Christian, que físicamente le había gustado y que si quería tomar algo con él otro día me daba su número de teléfono. (De hecho me lo apuntó en una servilleta).

Yo se lo agradecí, aunque me quedé bastante cortado por la situación, porque no era algo a lo que estaba acostumbrado. Incluso, llevado por mis prejuicios, pensé si no sería chapero o algo y quería ofrecerme sus servicios, porque no entendía cómo podía ser alguien tan directo (lo que son las cosas que en cambio por el chat, me parecía de lo más normal hablar un par de frases y follar minutos después).

Al día siguiente, por curiosidad, y también picado por Quique, le llamé y acabamos quedando en una cafetería. La conversación fue agradable y al poco me invitó a ir a su casa, porque me dijo que a las cuatro empezaba a currar (era camarero) y tenía el tiempo justo para comer algo.

Bueno, el tiempo justo para comer algo y pegar un polvo.

Siendo braslieño, podéis imaginar qué es lo que quise comprobar nada mas abrazarme a él, así que mientras empezamos a besarnos, bajé la mano hasta su trasero para saber si era verdad eso que dicen … y puedo dar fe de que es así.

A día de hoy, reconozco que no he tocado un culo mas firme en mi vida. Era de esos que si quieres, puedes apoyar una taza encima de las nalgas porque estaba claro que no se iba a caer al suelo. Encima el chico, desnudo, no tenía prácticamente vello, salvo algo en las axilas y en el pubis que no sé decir si se lo recortaba o le nacía así, pero le quedaba de puta madre.

Como sabéis yo soy mas de culos que de delantera (aunque tampoco andaba mal), así que le estuve comiendo el trasero no sé ni cuanto tiempo, disfrutándolo como nunca.

En un momento dado, estando en su comedor, le dije que se pusiese apoyado sobre la mesa mientras yo detrás de él admiraba el panorama que tenía delante, y abriéndole bien las nalgas, le empecé a dar lenguetazos como si fuese un perrete en celo.

Después, ya en la cama, se me puso encima a hacerme un 69 y recuerdo que yo en lugar de comerle el trabuco, hice todo lo posible para que se pusiese de nuevo con el culete en pompa frente a mí, porque se lo quería dejar más limpio que los chorros del oro.

Estando ya tieso del todo, le pregunté si le iba la penetración, y me dijo que sí pero no la primera vez que quedaba con alguien. Que me iba a tener que contentar esa vez con jugueteos sexuales, y que ya remataríamos a la siguiente.

(A mí mientras me dejase ese culete a la vista, la verdad es que me daba ya igual todo. Como si nos hubiésmos puesto a jugar a las cartas, oye).

Cuando ya el calentón no me aguantaba le dije que se tumbase en la cama boca abajo que me quería correr sobre ese culazo que tenía, y así lo hizo.

Sin embargo cuando notó que me iba a correr, me dijo que quería verme eyacular. Se giró justo cuando empecé a soltar mis trallazos con tan mala suerte de que uno le fue directamente al ojo izquierdo y bueno, os podéis imaginar el resto.

Yo no sabía hasta ese momento qué ocurre si el semen cae en un ojo, y para quien no lo sepa, os digo que por lo visto escuece. Y escuece bastante. Al chaval se le puso el ojo rojo en cuestión de segundos, y yo no sabía cómo pedirle perdón (aunque no fue culpa mía realmente, que no sé yo para qué quería ver cómo me corría, pero bueno).

Para colmo de males, al salir pitando hacia el baño para echarse agua, intenté apartarle el radiador que tenía puesto en su habitación sin darme cuenta de que el cable quedaba tenso, provocando que el chaval se tropezase, pegándose un guarrazo bueno contra el suelo.

(Ahí reconozco que yo no estuve bien porque encima al caerse me entró la risa floja -que hay que ver lo que nos reímos con las caídas ajenas- pero es que en esa situación no lo pude evitar)

Al final el chaval estuvo un buen rato con el ojo bajo el grifo del agua que se ve que le alivió bastante y aunque me ofrecí a comprarle unas gotas en la farmacia me dijo que no hacía falta y que era mejor que me fuese.

Días después le mandé algún que otro mensaje, preguntándole por cómo tenía el ojo, y aunque a los primeros me contestó, días después ya no lo hizo.

Incluso le llamé un par de veces pero ya no obtuve respuesta.

Yo no sé qué le molestó más, si que le dejase el ojo como un tomate, que se quedase sin radiador por mi culpa (luego no había forma de ponerlo en marcha) o que me partiese el culo al verle caer contra el suelo, pero de todos modos, creo que fue un castigo demasiado severo por su parte.

Con la de cosas que se podían haber hecho con ese culete en una segunda cita…

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

15 comentarios en “Brazil

  1. ¡Vaya situación! Con lo que prometía según lo iba leyendo, imaginándome ese culazo brasileño… Pero es que claro, primero lefazo al ojo y después caída al suelo con el radiador y encima tu riéndote de todo ello (igual habría hecho yo, esa risa floja es incontrolable). En cierta parte entiendo que no quisiera arriesgarse a ver qué pasaba en una segunda cita 😛

    Me gusta

  2. Jajaja, esta vez el título cinematográfico tendría que haber sido Una serie de catastróficas desdichas porque le hubiese ido al pelo, jaja. A mi, admirador como tú de la parte trasera de la anatomía masculina y las posibilidades que ofrece, la parte tórrida de tu relato me ha parecido eso, bastante tórrida, y me ha dado pena que no pudieras rematar la faena en condiciones, jeje.
    Que cosas, en mi clase de alemán tengo un pipiolo de 22 años que también es brasileño y está aquí estudiando Derecho ( en plan Erasmus o algo parecido ), y la escasa parte de su anatomía que he podido vislumbrar es también extremadamente lampiña, con una piel muy blanca y lechosa que resulta bastante sugerente…sobre todo ahora que he leído tu entrada y le pongo en el mismo lugar que tu brasileño de hoy, jaja. Ay la imaginación como corre…
    ¡Abrazos, y feliz jueves!

    Me gusta

      1. Y a mí. Aparte creo que ahora con tanta película de futuros distópicos, sería una buena ocasión para reivindicar una película bastante adelantada a su tiempo.

        Saludos.

        Me gusta

    1. ¡Pues tienes razón! Ese título le iba mucho más que el que he puesto, jajaja.
      Oye, veo que tus clases de alemán dan para mucho, no? Entre el barbitas y el pipiolo… Aprender no sé, pero debes disfrutar esas clases que no veas.

      Abrazos, Angel!

      Me gusta

  3. Tengo que reconocer que si me cayera y te rieras de primeras te mandaba a la mierda (lo sé, soy un poco burro) aunque luego se me pasaría porque eso nos ha pasado a todos pero claro, es que tampoco ha sido culpa tuya, de hecho hasta te tomaste la molestia de apartarle el radiador aunque luego acabase siendo para peor. Me parece muy excesiva la actitud del brasileño de no querer saber nada ti, pero bueno, él se lo pierde.

    Dices que no entiendes por qué quería verte correr, cada persona es un mundo pero te voy a dar mi punto de vista. Cuando estoy con un tío si no se empalma o no se corre (las dos cosas ya son el remate) acabo pensando que no lo gusto y no disfruto, de hecho sí que me gusta ver como se corre el que está conmigo en ese momento y en cuanto se enteran de que soy multiorgásmico la mayoría me pide que cada vez que me vaya a correr avise para poder verlo.

    Abrazotes.

    Me gusta

  4. Es que diciendo que eres multiorgásmico….como para no estar pendiente cada vez que te corres.
    Anda que no tiene que ser morboso ni nada verte una y otra vez “dándolo todo”, jajaja.

    Abrazos Christian.

    Me gusta

  5. Qué mala es la risa tonta, luego te sientes como un monstruo. A mí me pasó una vez con una mujer con estrabismo, que pensaba que le hablaba al de mi lado y no le contestaba; me quería morir.

    Un saludo.

    Me gusta

  6. Hola Pablo.
    Descubrí hace tan solo dos semanas tu blog, dando un vistazo, como hago de vez en cuando a otros que tu también tienes adscritos. Mi despertar gay a los 40 y Lo que me gusta y no me gusta.
    Ese día leí la entrada reciente, pero confieso que me engancho, tu forma de escribir tan normal, tan fresca, tan autentica, vamos que comunicas estupendamente ¡!!
    Eso me obligo a comenzar por el principio de “la sesión continua” y así hice hasta ayer que termine. Te felicito y al tiempo te doy mis gracias por haber sido valiente, decidido y lanzado a contar tus cosas, que algunas son muy parecidas a las mías ja, ja, ja El escribir seguramente es como hablarse a sí mismo, y no veas lo que ayuda a los demás en muchos aspectos. Sigue compartiendo Pablo, igual es un paso en tu crecimiento personal y en el de otros, seguramente.
    Un abrazo, y gracias.
    Juan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s