El pasado fin de semana, quedé con un amigo al que conozco de toda la vida y del que siempre he tenido dudas. Dudas sexuales, para ser más exactos.

El ahora es un perfecto padre de familia, con mujer y con dos hijos, pero aún así, digamos que mis sospechas sobre él siguen intactas como el primer día.

Nos conocemos desde el colegio y nunca le vi interesado en ninguna chica. Es más, le veía más interesado en los tíos que incluso yo mismo. Además, tengo bastantes recuerdos de él, cuando estábamos en los vestuarios, mirando a los demás chicos cómo se desnudaban, del mismo modo que lo hacía yo en aquélla época.

Tras dejar la escuela, perdimos el contacto entre nosotros durante bastante tiempo hasta que por circunstancias de la vida años después, finalizando la carrera, nos reencontramos. Y él, al igual que yo, seguía sin novia.

Y así estuvo durante muchos años hasta que un día, de buenas a primeras, apareció con una chica que le habían presentado unos amigos de sus padres. Fue más o menos en la época en la que yo también pensaba que tenía que buscarme una chica por disimular,  para no dar de qué hablar, por lo que pensé que lo suyo no iba a cuajar de ningún modo, porque yo ya estaba bastante convencido de que él era de mi gremio.

A los pocos meses se casaron en un bodorrio por todo lo alto, así que para esas alturas ya supuse que me había equivocado.

Sin embargo, en la boda también me sorprendió que del grupo de sus amigos, sólo uno tuviera novia, y que los demás, como yo, fuéramos solterones, por lo que las dudas me volvieron a la cabeza.

De hecho fue allí donde conocí a su mejor amigo, un chaval moreno y bien plantado, que también fue sin pareja. Lo curioso es que si hablando con él ese día ya me dio que pensar (fue una sensación en general) tiempo después ya aclaré mis dudas cuando me lo encontré comiéndose la boca con otro en la discoteca de ambiente a la que solía ir. Aún así, que mi amigo tuviera a su vez un buen amigo gay, tampoco demostraba nada por sí solo, aunque era un suma y sigue que seguía dándome que pensar.

Además, cuando se me ocurrió aquella idea de unir mis grupos de amigos gays, con los heteros, aunque resultó una mierda finalmente, mis amigos Guillermo, Raquel y compañía, que para estas cosas son bastante marujones, tampoco tuvieron dudas de que mi amigo era gay, a pesar de estar casado.

Y este fin de semana tuve otra ocasión para seguir con mis dudas, y es que cuando después de cenar salimos un rato, se encontró con un chaval que a mí me sonaba de alguna página de estas de contactos de tíos (ya os he comentado alguna vez que soy buen fisonomista) y aunque mi amigo le saludó, un poco apartado de su mujer y los críos, estaba claro que estaba agobiado por la situación. Luego, cuando le preguntó su mujer, aclaró que lo conocía de un curso (excusa que yo mismo he usado alguna vez para no decir de qué conocía a alguien) e intentó cambiar de tema, visiblemente incómodo.

Pero este no es el único caso de amigos de los que tengo mis dudas.

No hace mucho, un excompañero de trabajo con el que coincidí durante 8 años, y con el que siempre me he llevado muy bien, me ha comentado que se ha echado novia y que si todo va bien el año que viene se casa, y estaré invitado (con lo que disfruto yo en esos saraos…).

En este caso en concreto me llamó la atención una cosa. Y es que nada más presentarse en el curro, a la mínima contaba a quien quisiera escuchar que había tenido novia durante muchos años y que hacia poco que había cortado la relación. Y a mí cuando alguien sin venir a cuento te explica algo así, me acuerdo de un dicho que es: “excusa no pedida, acusación manifiesta”.

Encima el chaval siempre ha estado muy bueno (anda que no me quedaba yo veces mirándole el paquete y culete que marcaba en el trabajo), y que un tío así ni tuviese novia ni alardease de conquistas…raro, raro, raro.

Además, recuerdo una vez, mirando su Facebook, al principio, cuando todo el mundo se lo abría al menos para cotillear a los demás (sí, yo era de esos), pues daba que pensar porque la mayoría de sus colegas eran bastante gays.

Y ahora, de repente, ¿se echa novia? ¿cuando estás cerca de los 40 tacos? a ver, que puede ser, no te digo yo que no, pero no sé, en el curro él siempre fue mi sospechoso número uno.

Además, cuando nos enteramos hace poco que otro del curro que lo tenía bastante callado se había casado con un hombre, los demás compañeros se sorprendieron bastante, menos él y yo, que no nos sorprendimos tanto…¿casualidad? ¿radar gay?

El tema es que estos dos amigos de los que os hablo, si los analizo bien,  tienen algo en común, y en concreto es que son de familias bastante conservadoras, es decir, lo que son católicas, apostólicas y romanas.

Que yo no lo critico ni nada, pero que a estas alturas aún haya gente que por contentar a sus familias, por muy tradicionales que sean, se casen y tengan hijos (sean estos casos o no), pues me choca bastante.

Tampoco digo yo que salgan del armario si no quieren (yo ya sabéis que lo estoy, pero a medias) pero tener a estas alturas de la vida, un matrimonio en plan  tapadera, yo ya no lo veo.

De todos modos, ya os digo que simplemente con estos dos colegas, sólo son dudas. Razonables o no, eso no se puede saber si no pregunto (y no es mi intención). Tal vez sean simplemente bisexuales, o igual heteros curiosos, o igual…sean pensamientos míos que no llevan a ninguna parte.

¿Vosotr@s que opináis?

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

11 comentarios en “La duda

  1. Opino que “hay de todo”, como siempre digo xD. Aunque estemos en 2016, aunque cada vez se esté expandiendo más el “sé tolerante, no seas homófobo, ser lesbiana/gay/transexual/bisexual es no malo”, aunque cada vez hay más gente abierta a estos temas, aunque cada vez todo esto sea más normal… da igual, eso no quita que “aun” puedan ver ¡¡¿¿qué digo pueda??!! HAY!! gente que sea (en este caso hombres) que se sienta homosexuales pero que se casan y tienen hijos. A mi eso “me da igual”, no podemos pretender hacer creer que no ser heterosexual sea algo “bueno y bonito” y por lo tanto ser felices, ¡¡NO!! Porque no es tan fácil (y lo dice con 20 años xD). Hay personas que no son tan “fáciles” de tratar y que son cerrados y prefieren contentar (como tu dices) a sus familias, y yo digo ¿qué importa? ¿acaso eso es trágico? Trágico no, pero puede hacer pensar que es triste y no debería pasar.

    Este tipo de cosas son muy personales y que entran en el ámbito privado de cada uno, y por lo tanto yo no soy quién para decirle a un hombre “no te mientas, sé homo/bi y olvida lo que piense tu familia”, no, no y no. ¿Qué está dando una imagen mentirosa? Sí, pero ¿qué se la va a hacer? Aunque estemos en estos tiempos, “exterminar” este tipo de vida es complicado.

    Ya vuelvo a decir, no me concierne lo que un hombre quiera hacer/ser. Aunque muchos pensemos que “no es lo correcto” y “a estas alturas estas cosas ya deberían acabar”.

    Y todo esto me refiero a hombres que se casan y (suponiendo) que no sean de verdad heteros.

    James

    Me gusta

    1. A ver, yo no lo critico realmente (ambos son amigos míos), pero me sorprende que a estas alturas de la vida todavía se case gente simplemente por el hecho de no defraudar a sus familias. Pero lo dicho, que solo son dudas, seguro al cien por cien no estoy.

      Saludos.

      Me gusta

      1. Esque a eso me refiero. Lo de “a estas alturas” no lo veo así ya que no hay que dar por sentado estas cosas. Y a lo mejor no es solo por defraudar a gente de su entorno sino porque ellos mismos no son capaces de dar un paso más.

        James

        Me gusta

  2. ¡Ay, Pablo, si yo te contara…! Hice un debate en mi blog hace tiempo usando un tema similar al tuyo, solo que especificando exactamente por qué tíos que no llegan a 40, casados, van a menudo a sitios de cruising gay a descargar. Sí, en la mayoría de los casos cuando hablamos de gente joven, esos chavales que se han casado y compuesto una familia (pero que el sexo con el que gozan es con el masculino) suelen proceder de familias conservadoras donde la palabra ‘maricón’ es una tónica desde la adolescencia y lo que se enseña es que lo que “se debe hacer” es echarse novia. Y así acaban luego muchos matrimonios… Luego hay casos, muchos también, de hombres bisex o curiosos completamente felices en sus matrimonios, y que necesitan desfogarse con tíos de cuando en cuando. Es un tema muy complejo eso de meterse en la mente de los demás para ver qué pasa por ella.

    Por ponerte un ejemplo, uno de mis amigos del instituto que siempre tuvo el sanbenito de ‘mariquita’. Él, con toda naturalidad, con 15 años, igual que te decía si una chica era guapa o no, también te comentaba el culazo o el paquete de un chaval u otro (a los que teníamos cierta confianza con él). Y se le iluminaba la cara cuando lo hacía. Poco más supe de él, salvo que hoy en día es padre de familia…Da qué pensar.

    ¡ Un abrazo!

    Me gusta

    1. Pues sí que da que pensar sí. Las familias de los dos amigos que he comentado sí que son de ese tipo, supercatólicos, de moral “recta y ordenada”. Pero una cosa es la familia y otra uno mismo, y tampoco hay que hacer siempre las cosas por contentar a los demás, ¿no?
      Yo espero haberme equivocado en las sospechas que tengo de ellos, y que el tiempo no me dé la razón, porque de verdad que me sabría muy mal (sobre todo por sus parejas).

      Un abrazo, Marcos.

      Me gusta

  3. Yo he follado con unos cuantos casados y hay de todo, desde tíos que ni siquiera explicar lo que le gusta ni su situación, hasta gente que es bi o tíos que se lo pasan muy bien con otros tíos pero han optado por casarse con una mujer porque es el camino más fácil.

    Realmente me da igual lo que cada uno haga pero me parece triste que aún a día de hoy, que aunque queda mucho por hacer hemos avanzado mucho, la salida de muchos sea llevar una vida que en el fondo no quieren. Una cosa es que uno gestione el armario como quiere porque a fin de cuentas es una decisión personal pero engañarse a uno mismo sí que lo veo algo grave.

    Abrazotes.

    Me gusta

    1. Que salgas o no del armario es otra historia, pero casarte por tu familia o porque te lo marque la sociedad…
      Es que ahí haces daño a otra persona, y eso sí que no me parece bien.

      Abrazotes Christian.

      Me gusta

  4. Hola.
    A mi me parece genial que cada persona se identifique dentro del amplio catalogo de afectividades posibles, teniendo las ideas medianamente claras, estupendo!!! El navegar a dos aguas me parece peligroso en ambos sentidos.
    A mi me costó bastante tiempo reconocer que algo diferente me ocurría, pero hacer de tus sentimientos un teatro social para contentar a tu familia y cumplir los tradicionales cánones sociales, me parece que a alguien se está haciendo daño y engaño . Yo puse freno a una amistad que iba más allá, eso me forzó a salir del armario (en parte) y no joder la vida a nadie.
    También me he encontrado con personas casadas con doble vida, a lo cual no contribuí en sus infidelidades.
    Saludos

    Me gusta

    1. Pues te doy la razón en todo lo que pones y tal cual lo pones. Bueno, en todo no, porque yo he de reconocer que sí he contribuido a las infidelidades de algún tio que otro. La carne, que a veces es débil.

      Saludos.

      Me gusta

  5. Justamente anoche tuve una charla con alguien que había leído este post y en fin, como todas tus propuestas daría para hablar mucho. En cuanto a “la duda”; lo principal es que siempre que no se haga daño a nadie, cada uno puede manejar su intimidad y su sexualidad como le de la gana, tanto en lo que se refiere a visibilidad como a las maneras de relacionarse. ¿Casarse?…yo como tú creo que en ningún caso es admisible el casarse con una persona para contar con una “tapadera” gracias a la cual poder hacer “de las suyas” a diestro y siniesto. Y claro, puede ocurrir que una vez casado, a un señor se le ocurra la posibilidad de hacer realidad una fantasía sexual con un hombre y descubra que ¡oh surprise! es gay y se vea obligado a llevar dos vidas pero me parece una situación poco verídica. También es cierto que hay esposos y padres de familia que son estupendos en su rol familiar y muy felices además con él, y a pesar de eso de vez en cuando como dice Marcos les pasa que les gusta ir a “descargar” con un hombre, y evidentemente no hacen bien porque no deja de ser un engaño a su pareja pero…no sé, solo me estoy planteando eso, que cada situación es diferente y desde fuera es dificil valorar si se hace bien, se hace mal ni cual sería la manera de proceder más conveniente.
    ¡Abrazos y feliz semana!

    Me gusta

    1. Anda, no sabía que comentabas mis post y todo con otras personas, jaja. Yo en el tema de estos dos amigos, la verdad es que no les juzgo ni para bien ni para mal, pero sí que me choca que aunque tengan novia/estén casados, eso no me ha hecho perder las dudas que ya tenía de antes. Pero de todos modos, mientras ellos sean felices, allá cada cual.

      Abrazos y feliz fin de semana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s