Pasado el susto con el loco de la colina del que os hablé en Psicosis, volví a las andadas y no tardé mucho en quedar con otro que conocí en una sala de chat.

En este caso fue el tercer y último tío con apariencia de trípode humano con el que he quedado en mi vida, después de mis experiencias que conté en La Cortina de Humo y Boogie Nights

Este hombre se llamaba Agustín y era algo más mayor que yo, aunque realmente no lo aparentaba. Quedé en su casa, a las tantas de la mañana y al poco de empezar a enrollarnos, se sacó del pantalón sus 21 cm de carne y los puso sobre una mesa al lado de una regla para que viese que no mentía.

Y fue sobre esa misma mesa donde me metió ese pedazo de polla por todos lados, haciendo que pasase una de las noches más bestiales que recuerdo (de hecho es de las pocas veces que conseguí correrme sin apenas tocarme).

Al día siguiente, me volvió a llamar. Esta vez me dijo que le apetecía que fuese otra vez a su casa pero que me quedase a dormir esa noche.

Lo de dormir, era algo que me molaba mucho. Estaba en una etapa de mi vida en la que tenía claro que iba a disfrutar del sexo y nada más, sin pareja ni nada. Pero algo en mi interior me decía muchas veces que me estaba intentado engañar a mí mismo, y el notar cómo me palpitaba el corazón al decirme lo de que quería dormir conmigo, lo demostraba.  Así que no tardé demasiado en acercarme a su casa.

Esa vez nos liamos y follamos (bueno, él a mí) en el sofá, y después de aquello, como ya era tarde, fue cuando nos fuimos a la cama.

El se puso detrás de mí, desnudo, con su brazo por encima, y con esa sensación de estar tan agustito, cogí el sueño enseguida.

No tardé mucho en despertarme y notar como “algo” intentaba abrirse camino. El tío se había animado de nuevo y ni corto ni perezoso intentó follarme en ese momento sin crema ni nada, y el dolor que sentí fue increíble. Si ya que me despierten a mitad noche me jode bastante, que me despierten haciéndome daño, todavía más…

El tío se ve que era de los del rollo de “aunque te digan que no, es que sí”, y como si mi culete fuese suyo, siguió haciendo de las suyas, con lo que el dolor todavía era mas intenso. Le dije que parase pero encima aún me cogió de los brazos para que me estuviese quieto, como si con eso yo fuese a relajarme de alguna forma…

Al final del forcejejo (porque es lo que era ya en toda regla) pude quitármelo de encima, mandándole, de paso, a la mierda. Aún me dijo que pensó que yo lo estaba disfrutando, pero la verdad es que estuve lo que quedó de noche con un dolor interno que aún llegúe a pensar, ya en mi casa, si me había desgarrado por dentro. Por suerte a la mañana siguiente, el dolor ya había pasado.

Tiempo después, le comenté a otro con el que ligué, esta misma situación y me comentó que me entendía en lo referente a lo bonito que era dormir abrazados. Me dijo además que no tenía porqué haber sexo entre nosotros si a mí no me apetecía y que podía acercarme esa noche a su casa a dormir con él…

Yo, que no me fiaba, y habiéndome dicho donde trabajaba, me acerqué a su negocio para ver al tío y hablar un poco con él. En persona me pareció majo y sincero, así que esa misma noche me acerqué a su casa.

Cenamos tranquilamente y nos acostamos. simplemente con la idea de estar abrazados y nada más. El chico me comentó que hacía mucho que no tenía pareja y que el acostarse con un tío era lo que más echaba en falta. Yo sentía lo mismo, así que me sentí afortunado de dar con alguien así (muchas veces pienso que me conformo con cosas bastante simples, pero bueno).

Todo iba genial, hasta que de repente empezó a decir que hacía mucho calor y que era mejor que nos desnudásemos del todo los dos (íbamos en gayumbos).

Al momento de estar desnudos, volvió a acurrucarse a mi lado, diciendo que así estaríamos más cómodos. Y empecé a notar como se le ponía dura detrás de mí. Aun así, como ya tenía sueño, al poco caí rendido.

No tardé demasiado en despertarme y ver como me la estaba chupando con una cara de vicio que flipaba, mientras se pajeaba mientras lo hacía. Como yo no soy de piedra, enseguida me puse a tono, claro, e incluso acabamos rematando la faena, pero con una sensación de que me habían tomado el pelo como nunca…

Luego encima tuvo la cara dura de decirme que quería volver a “dormir” conmigo al día siguiente, pero entre que el chico no me mataba demasiado y que tampoco tenía claro (otra vez) qué es lo que buscaba yo en la vida, no lo volví a ver más.

Todo esto viene a cuento porque hace pocos días, una compañera de trabajo comentó que su pareja de ahora la despertaba a todas horas por la noche para follar y que luego llegaba rendida al trabajo.

El resto de compañeras se dividieron entre la envidia por algo así, y las que decían que como su pareja las despertase para eso, le metían una patada en los huevos que se le iba a quitar la tontería para mucho tiempo.

Y es que lo que para unos puede ser una maravillla, para otros es una pesadilla, pero supongo que eso dependerá del momento y las circunstancias de cada uno, ¿no creéis?

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

8 comentarios en “Despertares

  1. Ni que sólo se pudiera follar por la noche, nunca me han hecho algo así pero vamos, si al día siguiente no madrugo no hay problema pero como quieran follar toda la noche y al día siguiente madrugue la mala hostia me dura todo el día. Así que los que ya me conocen ni se arriesgan jajajaja.

    Le gusta a 1 persona

  2. En esto hay muchos puntos de vista: es verdad que en un primer momento resulta agradable y hasta bonito el dormirse enroscado al chorbete de turno, en especial si por ese chorbete hay como mínimo una “simpatía intensa”. No vamos a entrar en consideraciones de lo que ocurre una vez pasado ese primer momento de romanticismo inicial ( que si con lo grande que es la cama porqué no se irá pa’l otro lado, que si que sudada-quitame-la-zarpa-de.encima o todo lo contrario que si vaya rasca-suelta un poco de manta cabronazo, que si los ronquidos que te hacen pensar si te acostaste con el león del zoológico en vez de con aquel señor tan machote y morbosete ) porque daría para que escribieses todo un post. Pero lo que no me ha pasado nunca es que en mitad de mi inocente de sueño me hayan tratado de meter un pepino de 21 centímetros por el orto, ¡Jesús! Yo tampoco tengo muy buen despertar, pero independientemente de como abra el ojo cada uno creo que en esas circunstancias hay que tratar de espabilar poco a poco y con dulzura al contrario antes de intentar la inserción del instrumento, ¿no?….en cuanto al segundo señor ( que como me enrollo madre, como se nota que es festivo ) pues hombre, es verdad que hay por ahí mucho tio que va de sensible y romántico y en cuanto te descuidas ya se ha bajao al pilón, pero en el caso que tu cuentas si el hombre llevaba tanto tiempo sin pillar cacho y vas tú y le haces la cuchara, es normal que perdiese un poquito los papeles. Igual en la segunda cita de “solo-dormimos”, con los calderines ya descargados. era más consecuente con sus primeras intenciones, digo yo.
    Uff, yo tampoco trataría de meterle nada al Christian por sorpresa con ese mal pronto que tiene, jajaja
    Abrazos y ¡buen miércoles!

    Me gusta

    1. Pues es cierto que se ve que ambos hemos comentado a la vez en nuestros respectivos blogs, jaja. Qué cosas. Pues igual tienes razón y en la segunda cita con el segundo, hubiese estado la cosa más tranquila, pero vamos, que tampoco el chico era para echar cohetes…
      Un saludo.

      Me gusta

  3. Yo soy muy riguroso con mis horas de sueño y estoy acostubrado a dormir solo. Lo de estar abrazados, para un ratito está bien pero luego ya no.

    Otra cosa es en el sofá viendo una peli o la tele…

    Un saludo.

    Me gusta

  4. A mí eso sólo me ha pasado una vez. Un ex me despertó a las seis de la mañana y, la verdad, no me molestó. Al contrario, me dejé hacer de todo y yo también hice lo mío. Cuando terminamos, nos dormimos otra vez. No estuvo mal… Ay, Pablete, ya quisiera que me despertaras una noche de éstas… Jajajajaja.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s