O de superluna.

Por si no lo sabíais, este pasado lunes se pudo ver la luna más grande y brillante desde el 25 de enero de 1948, y no se podrá ver otra igual hasta el año 2034.

(Otra cosa es cómo la percibamos aquí en la Tierra, porque yo creo que la última, que fue en verano, me pareció mucho más grande que ésta, pero bueno).

La luna, o mejor dicho los ciclos lunares, son los responsable ante todo del movimiento de las mareas, pero tambien del desarrollo de las plantas, y otros aspectos vinculados con la naturaleza.

Y a las personas nos afecta? pues a unos más que a otros y en mi caso en concreto, bastante.

Y es que siempre que ha habido luna llena mi libido sexual ha estado por las nubes.

La primera vez q me di cuenta de su influjo fue un verano, en el apartamento de la playa, en el que en una misma tarde-noche cayeron 4 pajotes seguidos.

Todavía era un adolescente y recuerdo que en la última paja, repantigado en una tumbona del balcón (ya he hablado alguna vez de mi vena exhibicionista), la luz de la luna iluminaba tanto la escena que me pude limpiar tranquilamente sin manchar nada.

Pasados unos años, cuando ya empecé a quedar con tíos, tanto el primero como el segundo con el que quedé fueron en noches de luna llena. En esos casos me acuerdo porque con el primero hablamos de hombres lobo al  darnos cuenta del aspecto de la luna, y en el segundo como follamos al aire libre fue más fácil fijarnos.

A partir de ahí no es que me fijase a todas horas en la luna pero sí que, a toro pasado, los días que hacía locuras (tríos, folladas bestiales, intentos de orgía) me fijaba que coincidía siempre con noches  de luna llena.

Incluso llegué a tener de favorita en el ordenador una página donde estaba los ciclos lunares anuales, y la consultaba habitualmente. Como quien mira el tiempo que hará al día siguiente, pero de otro modo.

Así, tanto las situaciones de El bueno, el feo, y el malo como las de La visita o Morbo ocurrieron durante esas noches.

Por contra, las épocas de luna nueva el efecto era totalmente contrario. de una época de calentón brutal pasaba a una época de sequía que duraba lo que duraba la oscuridad de las noches.

Incluso esas épocas coincidían con periodos de bajones, en los que no sólo perdía las ganas de sexo, sino también las ganas de ocio, fiesta o como queráis llamarlo.

Yo esto lo he hablado con amigos y la verdad es que de una forma tan acusada como la mía, no conozco más casos.

En Internet lo único que se habla es de los efectos en las enfermedades mentales (los llamados lunáticos), pero no creo que este sea mi caso. O eso espero.

Sí que es cierto que los efectos atmosféricos (lluvia, sol, viento) nos afectan más de lo que nos pensamos, pero mi “afección” lunar va por otros derroteros.

Por suerte, o por desgracia, esta influencia con los años se ha ido atenuando.

Ahora no es que no me afecte ya, pero ni hago las barbaridades que hacía, ni voy buscando sexo a saco para saciar mi “apetito”, con lo que digamos que la situación no es lo que era.

Supongo que además, el cumplir años también tiene bastante que ver, y la estabilidad, y aunque sigo poniéndome más palote de lo habitual estas noches, el influjo queda ya bastante rebajado.

Y si lo preguntáis, aunque la luna sea mucho más grande estos días, eso no significa que me afecte más,  con lo que la frase de “el tamaño no importa” aquí también se cumple.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

14 comentarios en “Hechizo de luna

  1. Pues lo cierto es que a mi también me afecta, desde que era pequeño, lo que creo que menos que a ti. Los días de luna llena, incluidos los días previos y posteriores, estoy de mucho mejor humor, con más energía y mucho más apetito sexual. Me alegro de leer un caso similar al mío, porque en mi entorno los que sienten algo es practicamente un efecto contrario al mío.
    ¡Un saludo!

    Me gusta

    1. Hombreeeeee, por fin doy con alguien a quien también le pasa!!!
      No sabes la alegría que me da, Marcos. Y sí, también me pasa los días previos y posteriores, jeje.
      Almas gemelas, vamos.
      Un abrazo!

      Me gusta

  2. A mi me pasa como a David, que me afectan más las oscilaciones de presión atmósférica, ¡que yo sepa! porque no me he puesto a controlarlo, igual por curiosidad cojo un calendario de esos con las fases lunares y me hago un estudio a ver como funciono con una luna u otra. Aunque lo mío más que por el estado de la luna debe ir por el año chino, porque hay rachas largas que me siento muy activo sexualmente y otras ( laaaaaargas ) en que tengo los ímpetus sexuales de un champiñón, bufff.
    Y es verdad, yo hay días que he visto la luna mucho más grande que estos pasados de “superluna”, pero estoy viendo por los internetes que eso se debe a un fenómeno llamado “Ilusión de Ponzo” ( que voy a leerme despacio de para ver de qué va porque así del primer vistazo no me he coscado de nada, jaja ).
    Abrazos y buena semana.

    Me gusta

    1. Hombre, tampoco es que estuviese pendiente todo el rato, pero lo del calendario lo tenía porque cuando me notaba más caliente de lo habitual siempre coincidía con la luna y al final opté por dejarme la página de favorita. Si haces el estudio, ya me dices qué te sale.
      Un saludo.

      Me gusta

  3. Ah, pues no porque normalmente tengo la líbido en los mismos niveles, a ver, no es que esté todo el día como un ciervo en la berrea jajajajaja pero no me afecta la luna. Sí que me afectan los cambios de presión y especialmente los de humedad, esto último por estar operado de nariz.

    Abrazotes.

    Me gusta

  4. No sé cuanta pero alguna influencia ejerce la luna en mí, si he detectado mejor sueño y algo más palote también jejej Aunque lo cierto es que no me detuve hasta ahora en registrar el alcance. Habrá que observarlo
    Un saludo!!

    Me gusta

  5. Nunca he visto la peli del título de esta entrada. La he reconocido al milisegundo de verlo: Cher.

    La verdadque nunca me he fijado. No es algo que me haya importado a la hora de reflexionar mis experinecias. Aun así me hace gracia, son casualidades jajajaja.

    James

    Me gusta

  6. Yo sinceramente nunca me había fijado en la coincidencia entre los ciclos lunares y mis ganas de sexo. Fue unos 4 años atrás que mi novio sacó el tema de que mis ganas eran muy evidentes una semana antes de la luna llena, que era cuando me solia bajar la regla.
    La verdad es que fue curioso que se diese cuenta él y no yo!
    No es siempre exacto, pero se acerca bastante.
    Saludos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s