Pues a lo tonto han pasado ya dos años desde que recuperé (muy a mi pesar) mi soltería.

Echando la vista atrás, aunque lo peor ya pasó durante los primeros meses, he de reconocer que después de este tiempo, me ha quedado un poso de amargura del que me es difícil deshacerme. Y esa amargura, en cierta forma se ha plasmado también en los posts.

Son bastantes personas las que me han hecho llegar que este blog ya no es lo que era, cosa bastante normal puesto que, como yo mismo respondo, yo tampoco soy el que era.

A nivel sentimental, mi corazón está bastante cerrado y así pienso yo que seguirá durante bastante tiempo (y digo bastante tiempo porque decir “para los restos” igual queda un poco radical). No sé si realmente es miedo a que me vuelvan a hacer daño o que soy muy consciente de que hay trenes que únicamente pasan una vez en la vida. Eso yo lo tengo bastante claro y no hay nada (ni nadie) que pueda hacerme cambiar de opinión. Al menos a día de hoy.

A nivel sexual, pues no digo lo que está cerrado pero os podéis hacer una idea también. De hecho, actualmente ni entro a chats, ni tengo ya apps de folleteo, ni nada. Me borré ya hace unos meses y ahí sigo, desaparecido del mundo. Mis últimas experiencias, contadas por aquí ,no resultaron del todo satisfactorias, así que decidí cortar por lo sano.

Tengo un amigo que dice que estoy entrando voluntariamente en una vida monacal y que sarna con gusto no pica, pero que eso no puede ser sano. Yo le digo que mientras tenga porno a mano y mi mano derecha, poco más me hará falta, a lo que me suele contestar que ya puestos, y siguiendo mi trayectoria,  solicite ya la castración química…

A nivel laboral, en un principio, como ya conté por aquí, me volqué en el trabajo como si no hubiera un mañana. Hice más horas que horas, total para nada, puesto que esas cosas pocas veces se agradecen. Más bien al contrario puesto que por eso (y por otros motivos) se creó una rencilla estúpida entre compañeros desembocando en un mal rollo laboral que todavía continúa.

Por todo esto, digamos que mi carácter ha cambiado bastante y supongo que todo eso se refleja también en mi forma de escribir.

Soy una persona que no suele expresar sus preocupaciones y por eso me gusta de vez en cuando escribir por aquí y soltar todo lo que llevo dentro. Como he dicho alguna vez, me relaja mucho y me siento cómodo escribiendo. Sin embargo, esta vía de escape no es suficiente muchas veces, y llega un momento en el que el cuerpo te dice basta.

En mi caso este primer aviso me sucedió durante las pasadas Navidades. Ingresado en el hospital fueron muchas las cosas que se me pasaron por la cabeza, pero sobre todo, me dije a mí mismo que tenía que cambiar. Las cosas que a mí me pasan, ni son más ni menos que las del común de los mortales. Mi problema es cómo me las tomo yo.

Así que como propósito de año nuevo me he propuesto cambiar, porque la vida es sólo una y cuando se va, se va.

En teoría, cambiando de actitud, la vida te trae cosas buenas (o eso dicen), pero esas cosas no creo que sean así de fáciles, y siempre he pensado que era algo más de superchería que otras cosas. Sin embargo, leyendo sobre el tema, me he enterado de que la cosa tiene más de ciencia de lo que yo me pensaba puesto que según cómo te tomes las cosas se activan ciertas zonas del cerebro que de otro modo no lo harían.

Y para empezar a aplicarlo ahora mismo, he de reconocer que de algo malo siempre se puede sacar algo positivo, y esos días en el hospital, me hicieron ver que aparte de mi familia, tengo muchos amigos que se preocupan por mí más de lo que yo mismo me imaginaba.

A ver si esto lo puedo aplicar a mi día a día y a finales de 2019 os cuento cómo me ha ido.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

8 comentarios en “Del revés

  1. Hola Pablo
    Es cierto que tu blog ha cambiado pero, créeme, en esencia es lo mismo porque sigue siendo un reflejo de tu vida, y aunque no trates los mismos temas, sigues escribiendo con sinceridad y libertad y eso hace que tu blog sea auténtico. En esta época de postureos y photoshop, ofrecer algo auténtico es un valor y se agradece, la verdad.
    Me alegra ver que vas dando pasos de recuperacion. Tienes mucho a tu favor: unos amigos q te quieren, la actitud correcta de ver el lado positivo…, lo único q necesitas ahora es tiempo y eso es algo que todos recibimos gratis cada día.
    Sigue animoso y sigue adelante.
    Un fortísimo abrazo,
    Hotdardo 🎯

    Me gusta

    1. También es que en mi blog comencé contando cosas de mi pasado y ahora, por circunstancias, cuento más de mi presente, lo cual hace que todo sea bastante distinto también. Se agradece, de todos modos, que sigas viendo el lado auténtico de todo lo que cuento por aquí. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Como creo que ya te comenté una vez, yo he pasado por una larga etapa bastante parecida durante la que consciente e incluso inconscientemente evitaba implicarme demasiado con nada ni con nadie cuya futura pérdida me fuese a ocasionar más daño del que ya había sufrido. Objetivamente entiendo que es una forma de pasar por la vida “de largo” y que no es la manera correcta de circular porque seguro en el futuro voy a arrepentirme de todo este tiempo perdido, pero a día de hoy todavía tiendo a funcionar mucho así, por eso no me siento muy en condiciones de aconsejarte que hagas esto o lo otro.
    Lo que si puedo decir es que a mi lo que escribes, tanto antes como ahora, me gusta porque me parece muy auténtico en el sentido de ser muy tu mismo y hablar de lo que sientes y de como estás. El blog cambia con el tiempo como cambia la persona que lo escribe, y creo que es bueno y normal, así que adelante con ello mientras te lo pida el cuerpo.
    Abrazos y feliz inminente fin de semana,

    Me gusta

  3. Tengo la opinión de que la vida y los estados de ánimo suelen ser cíclicos. Yo también estoy pasando por una etapa de aislamiento. No se puede decir que nadie me haya hecho daño pero me encuentro tan cómodo con mi rutina que no me apetece que nadie me la rompa. En un pueblo como este, el conocer a alguien supone hacer km y km y como que para uin calentón no compensa y para algo más estable a mí me conduce al agobio. Si a eso juntamos un cierto desencanto con cierta gente que me rodea tenemos el cóctel perfecto.

    He llegado a la conclusión que lo mejor es dejarse llevar, y si la corriente te lleva al aislamiento pues bienvenido sea. Quién sabe si un día se coghe un remolino y nos deja delante de una persona que nos haga disfrutar de la compañía y el deseo carnal.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s