Fuego en el cuerpo

Fuego en el cuerpo

Una de las mejores cosas del verano es poder ir con menos ropa de la habitual.

Ir con pantalones largos todo el año y pasar a poder airear las piernas, bien en bañador o en bermudas, no tiene ni punto de comparación. Poder ir fresquito es una de las mejores cosas de esta época del calendario.

Y si en pantalón corto se va fresquito, ir en bolas completamente ya es todo un gustazo.

Sin embargo, aunque antes con mi ex si que acudía a las playas nudistas de forma habitual,  últimamente no me he prodigado mucho. En todo el verano, habré ido unas cuatro o cinco veces, a solas, y poco más. Y eso que este año tenía un amiguete de Twitter que me dijo que le acompañase, pero al final por una cosa o por otra nunca surgió la oportunidad. Y no surgió por culpa mía, puesto que entre que me daba pereza, y cierta vergüenza porqué no decirlo, al final lo dejé pasar.

Donde sí he practicado más el nudismo es en mi casa. De hecho creo que desde el mes de mayo o junio yo es llegar a casa y desnudarme completamente y así me paso el resto del día si es que no tengo que salir. Que salir a la calle, quiero decir, porque lo que es al balcón no tengo demasiados problemas en asomarme. Total, entre las plantas y demás, poco se podría ver desde enfrente (y si me viesen…me daría un poco igual).

Lo que veo más gracioso a la hora de estar desnudo en casa, es el hecho de hacer las tareas domésticas como Dios me trajo al mundo, aunque con algo más de pelo. Pasar la escoba, el mocho o poner la lavadora así tal cual, con la chorra al aire, es algo que siempre me ha dado cierto morbillo. Más que nada porque durante un tiempo pensé incluso en aprovecharme de la situación. Fue hace muchos años, cuando se me ocurrió ofrecer mis servicios para  tareas y reparaciones domésticas, desnudo, en plan morboso y con la idea de sacarme unas pelas. La idea se me pasó pronto. Solo necesité hacer una búsqueda en milanuncios y me di cuenta de que no era el primero al que se le había ocurrido la idea… y además que de ahí al chaperismo igual había un solo paso.

Pero bueno, volvamos al presente, y como decía,  hacer cosas de casa completamente en porra es algo que en cierta forma me pone. Pero eso, para según qué cosas es un peligro, y es que hará unas semanas, se me ocurrió ponerme a planchar la ropa acumulada de la semana…

Me puse primero con los pantalones, las  camisas, camisetas, y cuando ya estaba apunto de acabar, sin venir a cuento me animé más de la cuenta (ejem, ejem) y eso con una plancha al rojo vivo puede ser un peligro. Ni me di cuenta que la polla se me empezó a empalmar hasta que noté como el glande entraba en contacto con la base de la plancha… El berrido que dí creo que se oyó en dos manzanas a la redonda. Y eso que como buen operado de fimosis, no tengo toda la sensibilidad que debiera en la zona, pero esa placa ardiendo la noté. Vaya si la noté.

Lo primero que hice fue acudir al baño y ponerme la polla bajo el agua del grifo. Yo no quería ni mirar lo que me había hecho, sólo esperar a que se me pasase esa sensación. Cuando ya empecé a notar que el dolor pasaba fue cuando miré y digamos que no fue tan mal como esperaba: solo una marca en forma de V en la parte baja del glande.

Como mientras planchaba estaba, además en plena conversación de wasap con un amigo (y viendo la tele – como para estar atento a la plancha-) se me ocurrió mandarle la foto de la señal de mi polla para que me diese algún tipo de consejo, aprovechando que este amigo sabe absolutamente de todo. Lo primero que hizo fue descojonarse, claro, y una vez pasada la gracia ya empezó a decirme cosas que podía ponerme en la zona. Descartado el aloe vera (porque no tenía a mano) y los cubitos de hielo (por miedo a que del frío se me quedasen pegados), se le ocurrió que usase protector labial o similar que tiene un alto contenido en glicerina. Y eso hice. Durante ese y varios días después.

Finalmente el dolor pasó y la marca se fue borrando por sí sola. Y menos mal porque los primeros días incluso estuve tentado de acudir al Centro de Salud, pero sólo de imaginarme explicando la situación al médico…descarté la idea.

Así que nudismo sí, pero protección para según qué cosas, también, que aunque últimamente la use poco… le sigo teniendo aprecio.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

La conversación

La conversación

Estos días de vacaciones, y aprovechando que gracias a mi última quedada descubrí que no estaba tan “muerto” como pensaba, decidí volver a instalarme la app de ligoteo/folleteo.

Lo mío con esta app es una relación de amor-odio de manual. A estas alturas ya no sé ni cuantas veces me la he instalado ni cuántas me la he desinstalado. Me la pongo con ilusión, y me la acabo quitando con desesperación, pero ya sabiendo que tarde o temprano la volveré a instalar en el móvil.

Esta última vez, y  dado que me la instalé en el pueblo de mis padres (donde fui a pasar unos días), al menos los maromos cercanos que me salieron eran distintos a los ya habituales de la aplicación. Aunque bueno, no sé si se puede llamar “cercanos” a tíos que me salían a varios  kilómetros a la redonda, pero en estos sitios tan “rurales” es lo que hay. Si en Valencia me suelen salir unos 10 cada 500 metros, allí del mismo pueblo sólo me salió uno. El siguiente ya salía a 6km. El otro a 10 km, y así hasta el infinito.

Lo que sí tenían en común todos los de la zona es que ninguno tenía foto puesta. Cuanto más lejos (y más cerca de entorno urbano), más aparecían con foto, pero por allí… ¿Los motivos? pues evidentemente porque eran tíos casados o con novia, con lo que la discreción supongo que la  seguían  viendo necesaria. (Que la gente es muy abierta y moderna de puertas para afuera, pero luego…).

El primer día que me la instalé, me habló el único que estaba en el pueblo. Bueno, hablar – hablar no habló, porque lo primero que me apareció en el móvil fue una foto de un pedazo de rabo que parecía de un caballo. Ya luego me saludó. Bueno, saludar-saludar, tampoco, que lo que me dijo fue “¿tienes sitio? tengo media hora. ¿Follamos?”. Evidentemente le dije que no. Y no solo porque no pensaba hacer nada en casa de mis padres, sino porque a mí que me entren tan a saco, sin un mínimo ni nada, como que no me va mucho.

Después, ya me empezaron a entrar otros que estaban en localidades de alrededor. La zona es conocida por haber rutas de senderismo y acampada cercanas, con lo que me entraron algunos que estaban de excursión preguntándome también si tenía sitio… Incluso uno me ofreció ir al camping donde se encontraba ya  que “podía escaparse de su familia para  montárselo entre matorrales”. Tal cual. No iba a ir ni de coña y así se lo hice saber, recibiendo un “que te jodan” como respuesta.

Luego ya empezaron a entrarme otros que aunque sí saludaban, pensaban que mandando fotos cuanto más guarras más rápido iba a ir a follar con ellos. Me refiero a fotos de anos bien abiertos, o con sus caras tragando lefa, o incluso uno en plan fist… A mí, si el que no me saluden ni me den un mínimo de conversación ya me deja algo frío, el que me manden, sin pedirlas, fotos tan explícitas ya me corta directamente el rollo. Y no es porque yo me haya vuelto ahora un monje benedictino, es que en estos casos prefiero fotos algo más eróticas que otra cosa. Que se puede enseñar chicha (de hecho en esa app salgo en bolas), pero no de esa forma, digo yo.

Total que cuando ya me estaba empezando a cansar de cotillear por la app me entró uno con una foto principal que cortaba el hipo. Un tío cachas, de mi quinta, moreno, velludete….vamos, de anuncio. Además me entró saludando, con educación, y sin faltas de ortografía ni nada (eso da puntos). Y encima el tío tenía conversación. Estuvimos una media hora hablando y me comentó que estaba de vacaciones (como yo) en casa de su familia en un pueblo cercano al mío, aunque (como yo también) vivía en Valencia. Que no tenía prisa de conocer a nadie, y que aunque buscaba follar (sí, lo reconozco, como yo también), no le importaría algo más. Era muy majo, un tiarrón y estaba hablando conmigo…

Ese primer día estuvimos hablando durante largo rato hasta que, como tenía cosas que hacer, le dije que le tenía que dejar. No pensé que al día siguiente me fuese a entrar de nuevo, diciendo que había estado agusto el día anterior, y que quería saber más de mí. Nos pedimos fotos. Primero normales, y luego ya más calentorras demostrándome que más que bueno, el tío estaba tremendo. Encima eran fotos en la ducha, a medio tapar, que insinuaban más que otra cosa y a mí empezó a darme mucho morbo. Tanto que por poco acaba la cosa en paja (a distancia) pero como que no era ni tiempo ni lugar, la cosa acabó antes de empezar.

Esa noche ya empecé a pensar que la situación me parecía algo rara. En mi mente cuadriculada los tios cachas de gimnasio se suelen relacionar con gente de gimnasio. Los buenorros con buenorros. Los normales con normales. Así que me chocaba que este tio estuviese interesado en alguien como yo, que soy bastante del montón porqué no decirlo. Así que se lo dije, que cómo era posible que alguien tan como él no ligase demasiado (eso me había dicho) ,y que igual yo no era su tipo.

Y ahí empezó el desastre.

El tio empezó a decirme que  él no se enamoraba de un cuerpo, pero sí de una persona. Que eso es muy bonito pero si buscaba, en principio, sexo, no cuadraba demasiado. Fue cuando me dijo que el sexo para él era muy importante, pero siempre que fuese un sexo “limpio”. Empezó entonces, sin venir a cuento, a contarme que lo peor de mantener relaciones sexuales era cuando se manchaban las sábanas…. Que muchas veces había tenido que tirar la ropa de cama porque ni con lejía salía aquello…. Antes de que se viniese arriba comentando detalles, le dije que no hacía falta que me contase más….pero pareció darle igual  y comenzó a relatarme todas las experiencias que había tenido en ese sentido… No voy a comentar aquí la retahíla de detalles asquerosos que me contó que le habían pasado porque no quiero que soltéis la pota pero solo diré que llegó un momento en que dejé de leer. Para intentar acabar el tema a mí se me ocurrió decir que la higiene era importante para todo y fue entonces cuando se vio en la necesidad de contarme cómo se hacía él los lavados internos….Aquí más de lo mismo, comentando con todo lujo de detalles lo que se metía o se dejaba de meter por el culo, ilustrando toda la conversación con fotos de los utensilios que usaba para la limpieza…

Como podeis imaginar aquí es cuando me di cuenta de porqué este maromo decía que no ligaba (ay las cabezas…). Al ver que yo ya no decía nada (yo estaba entre asqueado y alucinado) fue cuando pareció darse cuenta de que igual el tema me había incomodado, y así se lo hice saber. No sólo no le gustó mi reacción sino que encima se enfadó, pues por lo visto pensaba que “conmigo se podía hablar de todo” y que yo “era diferente a los demás” (¿?)…

Aún así me dijo que no se lo tuviese en cuenta, que cuándo quedábamos para follar, que volvía pronto a Valencia y que le apetecía algo rápido. Sin embargo yo, a esas alturas de la conversación, ya había perdido totalmente el interés en él, con el rollo totalmente cortado y pensando que ya no me parecía tan buenorro como al principio…

Y es que aunque hablar de menos pueda estar mal,  hablar de más también puede suponer una gran cagada.

Y en este caso …nunca mejor dicho.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com