Sing (Canta)

Sing (Canta)

Una de las (muchas) cosas que se ha llevado el Coronavirus por delante ha sido la gala de Eurovisión de todos los años.

Y digo la gala porque oficialmente sí que ha existido Eurovisión 2020 desde Rotterdam.

El sábado pasado, TVE emitió  “Europe: Shine a Light” con lo que la UER intentó hacer una especie de homenaje a lo que significa para muchos este Festival.

Previamente, tanto el martes como el jueves, y a través de Internet, se celebraron las semifinales habituales, con la emisión de los videoclips de los países participantes y en el mismo orden en el que hubiesen actuado. Realmente fue una sucesión de vídeos y poco más, sin votaciones ni nada (como es lógico), por  lo que resultó un poco pesado de seguir.

(Y más si como yo, ya los habías visto en su día, gracias a la propia web de eurovison-spain que hizo un concurso online en el que resultó ganadora…España).

Lo que sí que vi fue el programa del sábado en televisión, intentando no pensar mucho en que, en otras circunstancias, lo hubiese estado viendo con amigos, tal y como suelo hacer todos los años.

Dado que emitir de nuevo los vídeos de todos los países hubiese hecho inviable su emisión, se optó simplemente por emitir unos pocos segundos de la canción acompañado de un saludo de sus cantantes.  El resultado fue que quedó todo tan atropellado que era imposible hacerse una idea de las actuaciones.

Lo único que estuvo bien del programa fueron dos momentos en concreto, de homenaje a tantos años de canciones eurovisivas.

La primera fue la de “Hallelujah”, cantada por Gali Atari y los chavales de Eurojunior,  en un escenario impresionante como es la Jerusalén nocturna. Por cierto que esta canción se hizo muy famosa en España pues la hicimos ganadora en su día (año 1979) a costa de nuestra propia Betty Missiego que quedó segunda.

La otra actuación que me gustó fue la que sirvió de cierre a la gala, una versión de la canción ganadora del año 1997 “Love shine a light” (de Katrina and the waves) y que cantaron, en plan mix, los representantes eurovisivos de este 2020.

Y así acabó el programa, que me supo bastante a poco y me hizo pensar en qué hubiese pasado si se hubiese hecho el Festival, pero sin público presente.

No tardé mucho en darme cuenta de que eso hubiese sido una muy mala idea, y es que el miércoles pasado volvió a nuestras pantallas OT 2020, programa que también fue fulminado de la parrilla televisiva por el COVID-19.

Y volvió con una gala en directo (de las cuatro programadas)…pero sin público en plató.

En su lugar pusieron plantas (no es coña), gente en sus casas a través de minipantallas y aplausos de lata. El resultado, bastante desangelado. Que supongo que en la cabeza del que se le ocurrió quedaba bien, pero en pantalla, pues no tanto.

Como remate, los bailarines, hicieron las coreografías con las mascarillas puestas (a juego con el vestuario, eso sí) con el consiguiente peligro de asfixia y/o desmayo, aunque hay que reconocer que lo solventaron bastante bien (lo cual para mí, que me ahogo a la media hora,  tiene mucho mérito).

Y así fue todo, bastante extraño, hasta que actuó Nia.

Y es que estoy viendo OT este año única y exclusivamente por Nia (bueno y un poco por Flavio ,el chaval cuya voz de Crooner no se corresponde con su cuerpo), porque más que una concursante del programa parece la artista invitada de cada gala.

De hecho fue en la única actuación en la que me dio igual las mascarillas, la ausencia de público y los aplausos enlatados, pues ella sola, y su voz, llenaron el escenario.

Y sino, juzgad vosotros mismos (y atentos al cameo de Roberto Leal):

¿Ganará?

Pues nunca se sabe en estos concursos, pero al menos unas semanas más sí podremos disfrutarla.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

El piano

El piano

Anoche se celebró la final del festival de Eurovisión y otra vez lo de siempre: España mal, que acabó en el puesto 22.

A mí con la canción de España para el festival siempre me pasa lo mismo, mandemos lo que mandemos. Cuando la eligen pienso que, aunque me guste, no creo que vaya a hacer ningún buen papel en el concurso. Pero a medida que pasan los días y se acerca el festival empiezo a pensar que oye, que igual este año sí, que al menos quedar en la primera parte de la tabla… Luego empiezan las actuaciones, veo lo que hay y aún pienso “uy, que este año damos la campanada”. Encima los comentaristas empiezan con lo de que está muy bien posicionada, que el público está entregado, que patatín patatán. Total, que cuando llega el momento de votaciones mi hype ya es estratosférico, hasta que llega Portugal, veo que no nos da ni un solo punto y ya me hundo en la miseria…hasta el año siguiente.

Pero bueno, al margen de esto, que no por ser lo de todos los años duele menos, yo me lo pasé pipa viendo el festival.

En mi caso, como encima nos reunimos varios amigos para cenar y divertirnos comentando las actuaciones, pues todavía más.

Este año, sí que es verdad (o eso me pareció a mí) que había mucha balada. Bueno, había baladas o canciones reivindicativas, y al final se me hizo un poco pesado (porque no me gustan ese tipo de canciones que yo llamo estilo “Barbra Streisand”).

A mí me suelen gustar canciones más movidas y por eso era fan de las de Suiza, Malta, Noruega, Chipre o Grecia.  Pero como favoritas tenía principalmente a cuatro, combinando lentas y moviditas.

La de Francia, por ejemplo, me gustaba mucho…pero el directo no. A pesar de la imagen del cantante (era como la Pelopony), al chico le faltaba voz y le costaba bastante llegar a las notas altas, así que la descarté nada más verlo cantar.

Otra era la de Azerbaijan. Esta era una de mis top desde la primera vez que la oí y vi el video. El tío estaba bastante bien (luego me enteré de que era un aficionado al flamenco español) y la música era pegadiza. Sin embargo, su actuación no me pareció demasiado destacable. Así que muy a pesar, también la descarté.

La de Italia, me encantó también desde la primera vez que la oí. La presencia del cantante, Mahmood, también. El mensaje lo mismo, y cómo la defendió en el escenario también muy bien. Favorita total, vamos.

Y la de Holanda, que ya la había oído, me gustó mucho, pero nada más. Sin embargo, en la actuación de la segunda semifinal ya me encantó, más que nada porque a pesar de hacerlo solo al piano, sin una escenografía demasiado currada, la canción llegaba. Y eso que como he dicho antes las canciones lentas no me suelen gustar, pero esta sí.

Al final como ya sabéis fue esta última la que ganó, de lo que me alegré bastante.  También más que nada porque estuvo apunto de ganar una canción cantada por una señora de Macedonia (del norte) en la que para dar más pena o algo así colgaba fotos familiares de fondo, cosa que no acabé de entender muy bien. Si llega a ganar esa señora , me borro del festival para los restos.

Aparte de las canciones en concurso del festival lo que me gustó mucho fueron las actuaciones invitadas, durante el momento previo a las votaciones de los países.

Destacar el momentazo de Madonna, aunque no sé si para bien o para mal. A pesar de estar megarecauchutada, la verdad es que la mujer está hecha un asco. Encima se puso a cantar Like a prayer y madre mía, desafinaba y mucho. Por suerte le pusieron en la segunda canción el autotune y ya mejoró bastante, claro.  Por cierto que me gustó mucho esa canción, Future, de su nuevo disco.

Y otro momentazo fue el llamado switch song en el que Conchita Wurst cantó la canción ganadora de Mans Zelmerlow (Heroes), éste la de Eleni Foureira (Fuego), ésta la de ¡Verka Serduchka! (Dancing Lasha Tumbai) -de lo mejor de la noche- y Verka la de Netta del año pasado (Toy). De verdad que para mí fue la mejor actuación de todo el festival.

Para rematar, destacar la labor como presentadora de la modelo Bar Rafaeli y Gal Gadot (Wonder Woman) que aunque no pudo presentar también el festival (por motivos de agenda) si salió en un video promocional de turismo de Israel.

Pues lo dicho, a pesar del resultado de España, yo me lo pasé muy bien, y sigo pensando que a ver cuando EEUU se une también al concurso y pasamos ya de festival europeo de la canción a festival mundial, puesto que no habría mejor ocasión que ésta para unir al mundo a través de la música.

Os dejo el vídeo de la canción ganadora de Holanda, en la que por cierto al cantante se le ve el culete.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

 

¡Biba la banda!

¡Biba la banda!

Anoche se escogió la canción que representará este año a España en el festival de Eurovisión, y, al igual que el año pasado, el cantante se eligió entre los últimos concursantes de Operación Triunfo.

Como soy bastante fan del tema, ayer me tragué entero el programa y hoy trataré de comentarlo desde la objetividad propia de alguien que no ha seguido el concurso. Bueno, miento, de la edición de 2018 vi un trozo del programa 0 donde flipé con la voz de Famous (quien a la postre se llevaría el gato al agua) y una actuación de otra chica llamada Alba (quien curiosamente quedó segunda en el concurso). También conocía de oídas a una tal María pero no por cómo cantaba sino por su polémica con la “mariconez” (manda huevos acusar de homófobos a Mecano) y con el novio impresentable que salió hasta en el telediario.

Así que medio virgen, y sin conocer previamente ninguna de las canciones, os contaré mi parecer de cada una de las propuestas que se presentaron.

Canción nº 1: Todo bien

Canta: Marilia

Dirige la orquesta: Ah no, esto ya no….

A mí esta canción me gustó mucho, pero la falta de voz de la chica lastró un poco el tema. La chica lo intentaba, en la parte alta de la canción lo daba todo, pero en las partes bajas (las estrofas) yo la perdía totalmente. Le puso un punto sexy que estaba muy bien, pero en general me dio la sensación de ser un quiero y no puedo.

Canción nº 2:  Hoy soñaré

Canta: Sabela

Canción peñazo donde las haya. Con una letra supersimple y repetitiva a más no poder. Encima no sé si fue cosa mía o qué, pero me dio la impresión de que desafinaba y todo. Mención aparte los compositores de la canción. Una especie de dúo dinámico vestidos por su peor enemigo. Un completo, vamos.

Canción nº 3: No puedo más

Canta: Famous

A mí este chico me gusta mucho cómo canta por su voz sobre todo. Tiene presencia en el escenario y encima los coros en plan Gospel (tengo debilidad) le ayudaban mucho. No sé si era su estilo ni el estilo de Eurovisión, pero la canción me pareció buena.

Canción nº 4:  La Clave

Canta: Natalia

Copia total en vestuario, coreografía, música y letra de Rosalía. De hecho incluso los coros cantaban algo parecido al “Tra Tra” de “Malamente”. Ella me gustó cómo cantó, eso sí, pero solo por el plagio no merecía mucho más.

Canción nº 5:  Qué quieres que haga.

Canta: Julia

Otra canción moñas. Muy apropiada para Vanessa Martín, a quien no soporto.  El estilismo en verde tampoco lo entendí. Un rollo Hiedra venenosa que no venía a cuento. Buena voz, pero sosa a más no poder.

Canción nº 6: La Venda

Canta: Miki

Canción de charanga, de verbena, de salir de fiesta en verano y con un cubata darlo todo en la pista con los colegas. El compositor es el que hizo el hit de “Mari Carmen” que, por lo menos por aquí, lo petó en las noches de Fallas de hace unos años. Fiesta total, vamos. El cantante, más que cantar, berrea, pero eso es otra historia.

Canción nº 7: Hoy vuelvo a reír otra vez

Canta: Noelia

La mejor voz de todas las que oí ayer. Con una canción de subidas y bajadas para lucirse. Le pones un ventilador en la cara y la última estrofa la subes medio tono y ya tienes una canción típica de diva eurovisiva…de todos los años.  Aún así, canción bonita.

Canción nº 8: Se te nota

Cantar: Carlos Right

Guapete, el chico canta bien además. La canción estaba bien pero sonaba a ya oída. Es la que más se notaba quién la había compuesto (Morat en este caso). Demasiada letra, eso sí. No comprendí para qué llevaba él una guitarra si casi no la tocó.

Canción nº 9: Nadie se salva

Canta: Natalia y Miki

No entiendo por qué estos dos cantaron a dúo si no pegaban absolutamente nada. Ni en voces ni en vestuario. Ella además bailaba y él…hacía lo que podía. Un despropósito de dúo en la que él penalizaba más que aportaba. La canción, sin embargo, no era mala.

Canción nº 10: Muérdeme

Canta: María

La canción me pareció buena, aunque me recordó muchísimo a la de Eleni Foureira del año pasado (quien actuó además en la gala vestida con bolsas de basura). Sin embargo, yo no sé si es que a la chica no le gustaba su propuesta o qué, pero la noté con una desgana total durante la actuación. Como que la cantaba porque tenía que cantarla y así, pues no. Chica, para eso te quedas en tu casa y ya está.

Al final ganó “La Venda”, la número 6, cantada por Miki.

¿Fue la mejor? Pues tengo claro que no, y el chico, lo siento mucho, pero ni canta ni baila bien. Eso sí, se nota que su canción le encanta y la disfruta y eso puede darle puntos. Además, si la canción la arreglan un poco, y potencian toda la parte de la charanga, puede quedar bastante divertida.

Total, ganar no ganaremos (o sí, que nunca se sabe) pero al menos espero que el próximo 18 de mayo, en Tel-Aviv (Israel) toda Europa se divierta con nuestra propuesta.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com