¡Biba la banda!

¡Biba la banda!

Anoche se escogió la canción que representará este año a España en el festival de Eurovisión, y, al igual que el año pasado, el cantante se eligió entre los últimos concursantes de Operación Triunfo.

Como soy bastante fan del tema, ayer me tragué entero el programa y hoy trataré de comentarlo desde la objetividad propia de alguien que no ha seguido el concurso. Bueno, miento, de la edición de 2018 vi un trozo del programa 0 donde flipé con la voz de Famous (quien a la postre se llevaría el gato al agua) y una actuación de otra chica llamada Alba (quien curiosamente quedó segunda en el concurso). También conocía de oídas a una tal María pero no por cómo cantaba sino por su polémica con la “mariconez” (manda huevos acusar de homófobos a Mecano) y con el novio impresentable que salió hasta en el telediario.

Así que medio virgen, y sin conocer previamente ninguna de las canciones, os contaré mi parecer de cada una de las propuestas que se presentaron.

Canción nº 1: Todo bien

Canta: Marilia

Dirige la orquesta: Ah no, esto ya no….

A mí esta canción me gustó mucho, pero la falta de voz de la chica lastró un poco el tema. La chica lo intentaba, en la parte alta de la canción lo daba todo, pero en las partes bajas (las estrofas) yo la perdía totalmente. Le puso un punto sexy que estaba muy bien, pero en general me dio la sensación de ser un quiero y no puedo.

Canción nº 2:  Hoy soñaré

Canta: Sabela

Canción peñazo donde las haya. Con una letra supersimple y repetitiva a más no poder. Encima no sé si fue cosa mía o qué, pero me dio la impresión de que desafinaba y todo. Mención aparte los compositores de la canción. Una especie de dúo dinámico vestidos por su peor enemigo. Un completo, vamos.

Canción nº 3: No puedo más

Canta: Famous

A mí este chico me gusta mucho cómo canta por su voz sobre todo. Tiene presencia en el escenario y encima los coros en plan Gospel (tengo debilidad) le ayudaban mucho. No sé si era su estilo ni el estilo de Eurovisión, pero la canción me pareció buena.

Canción nº 4:  La Clave

Canta: Natalia

Copia total en vestuario, coreografía, música y letra de Rosalía. De hecho incluso los coros cantaban algo parecido al “Tra Tra” de “Malamente”. Ella me gustó cómo cantó, eso sí, pero solo por el plagio no merecía mucho más.

Canción nº 5:  Qué quieres que haga.

Canta: Julia

Otra canción moñas. Muy apropiada para Vanessa Martín, a quien no soporto.  El estilismo en verde tampoco lo entendí. Un rollo Hiedra venenosa que no venía a cuento. Buena voz, pero sosa a más no poder.

Canción nº 6: La Venda

Canta: Miki

Canción de charanga, de verbena, de salir de fiesta en verano y con un cubata darlo todo en la pista con los colegas. El compositor es el que hizo el hit de “Mari Carmen” que, por lo menos por aquí, lo petó en las noches de Fallas de hace unos años. Fiesta total, vamos. El cantante, más que cantar, berrea, pero eso es otra historia.

Canción nº 7: Hoy vuelvo a reír otra vez

Canta: Noelia

La mejor voz de todas las que oí ayer. Con una canción de subidas y bajadas para lucirse. Le pones un ventilador en la cara y la última estrofa la subes medio tono y ya tienes una canción típica de diva eurovisiva…de todos los años.  Aún así, canción bonita.

Canción nº 8: Se te nota

Cantar: Carlos Right

Guapete, el chico canta bien además. La canción estaba bien pero sonaba a ya oída. Es la que más se notaba quién la había compuesto (Morat en este caso). Demasiada letra, eso sí. No comprendí para qué llevaba él una guitarra si casi no la tocó.

Canción nº 9: Nadie se salva

Canta: Natalia y Miki

No entiendo por qué estos dos cantaron a dúo si no pegaban absolutamente nada. Ni en voces ni en vestuario. Ella además bailaba y él…hacía lo que podía. Un despropósito de dúo en la que él penalizaba más que aportaba. La canción, sin embargo, no era mala.

Canción nº 10: Muérdeme

Canta: María

La canción me pareció buena, aunque me recordó muchísimo a la de Eleni Foureira del año pasado (quien actuó además en la gala vestida con bolsas de basura). Sin embargo, yo no sé si es que a la chica no le gustaba su propuesta o qué, pero la noté con una desgana total durante la actuación. Como que la cantaba porque tenía que cantarla y así, pues no. Chica, para eso te quedas en tu casa y ya está.

Al final ganó “La Venda”, la número 6, cantada por Miki.

¿Fue la mejor? Pues tengo claro que no, y el chico, lo siento mucho, pero ni canta ni baila bien. Eso sí, se nota que su canción le encanta y la disfruta y eso puede darle puntos. Además, si la canción la arreglan un poco, y potencian toda la parte de la charanga, puede quedar bastante divertida.

Total, ganar no ganaremos (o sí, que nunca se sabe) pero al menos espero que el próximo 18 de mayo, en Tel-Aviv (Israel) toda Europa se divierta con nuestra propuesta.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

Europa Europa

Europa Europa

¿Un blog en el que un gay habla de Eurovisión? ¿Qué original, verdad? Pues sí, ya véis. Y es que me gustaría hablar de este Festival, pero intentando aportar otro punto de vista y así de paso acallar esos tópicos que llevo oyendo desde hace bastantes años.

Así que voy a intentar desmontarlos uno a uno, a ver si lo consigo.

Empecemos:

“Es un festival gay”: Esto puede ser cierto, pero con matices. Si nos remontamos al origen del festival, éste era un espectáculo bastante familiar, el típico programa que reunían a padres e hijos frente a la tele. Fue con la irrupción del llamado fenómeno “eurofan” cuando las cosas cambiaron y el espectador gay fue tomando posiciones hasta copar mayoritariamente el tipo actual de espectador del festival. ¿Eso qué provoca? pues que haya bastante gente heterosexual que vea el festival pero que no lo reconozca, o que al menos le dé cierto reparo admitirlo, por la connotación que lleva asociada.

(Lo que no sé es el motivo de que, en general, a los gays nos guste el Festival, si alguno se atreve a explicar una teoría al respecto, será bienvenida)

“Es un festival de frikis”: Pues mira, no. El año en que España envió a un cantante friki “Chikilicuatre” en 2008 (y aún así, anda que la canción no era pegadiza), sólo participó otro friki más que fue el Pavo Dustin representando a Irlanda, y que ni siquiera llegó a la final, por lo que no era cierto que todo el mundo enviaba a cantantes frikis, como parecía desprenderse de los comentarios que se oían/leían por ahí. Sí que es cierto que de vez en cuando alguien manda una actuación que no se basa en criterios musicales, sino que simplemente lo que se pretende es llamar la atención. Algo respetable pues es un espectáculo televisado, pero también es verdad que no suelen recibir demasiados apoyos de los demás países. Caso aparte es el de Finlandia en 2006 que ganó con el grupo de rock duro, Lordi, que llevaban una vestimenta que ni el señor de los anillos (actúan así habitualmente), pero con una canción que era bastante buena. O la mujer barbuda, Conchita Wurst en 2014, pero que también llevaba una muy buena canción, al estilo Bond.

 (Y de todos modos, recordemos a ABBA en su momento, con ese vestuario y sus colores imposibles, ¿podrían haber sido llamado con los criterios actuales frikis? pues posiblemente sí, pero la música es la que era, y anda que no llegaron lejos).

“Es un festival que cuesta mucho dinero”: Sí, y no. Participar en Eurovisión no es participar en el concurso y ya está. La UER es una asociación sin ánimo de lucro que representa a 73 radios y televisiones públicas de 56 países, y en la que cada uno abona una cuota determinada que lleva implícita su participación en el festival, así como el acceso a contenidos informativos y de deportes o el derecho a la emisión de determinados eventos internacionales, entre otros. Es decir, se paga por un pack completo, en el que se incluye, como un derecho más, la representación en Eurovisión.

(Este año, por ejemplo, Rumanía ha sido expulsada de la UER porque su televisión mantenía una deuda de 10 millones de euros. Por tanto, ya no sólo no participará en el festival de este sábado sino que se quedará sin la señal informativa que la UER ponía a su disposición desde hace años).

“Siempre ganan los mismos”. Refiriéndose, sobre todo, a los países de Europa del Este. Pues tampoco es real del todo, porque lo que ocurre realmente es que esto va pivotando, habitualmente entre países nórdicos, y ex-repúblicas soviéticas. Aunque siempre suelen haber excepciones (Grecia en 2005, Turquía en 2003…). ¿Y esto por qué pasa? pues más allá de intereses geopolíticos, los países próximos (y estos tienen muchos) suelen ser de gustos musicales similares, y si a eso unimos que muchas veces los cantantes hacen giras por las televisiones públicas “amigas”, es lógico que el día del festival reciban esos votos cercanos de más.

(Y vale que cabrea, pero anda que no nos entra a todos mala leche el año que Francia o Portugal no nos vota, ¿verdad?)

Pues hasta aquí los tópicos más habituales que se suelen decir del festival y que todos hemos oído alguna vez. Por eso me indigna muchas veces cuando después de haber oído esto comentarios, luego haces referencia a Secret Garden con su “Nocturne“, o más reciente, a Loreen con su “Euphoria” y aún hay gente que se sorprende al descubrir que fueron canciones de Eurovisión y que ganaron. Como si fuese algo tan raro.

Explicado todo esto, tengo que añadir otra cosa. Y es que no sé si me gusta más el festival en sí, o las galas de preselección que ha emitido TVE durante tantos años. Unas galas que oscilan entre la caspa más absoluta y el surrealismo extremo.

Un ejemplo fue en 2008, en el que la gala la presentó Raffaella Carrá, y donde se seleccionó la de Chikilicuatre, pero que nos dejó una actuación de La Casa Azul (el gran Guille Milkyway), que vale la pena echar un vistazo, al salirse totalmente de lo que solemos enviar cada año.

(La canción me encanta y me quedé con las ganas de verlo en Eurovisión. Una pena)

En 2009, con Alaska de presentadora (que llegó en coche de caballos a la gala) fue el año en que los Vivancos dejaron plantada a Melody a mitad de preselección (con polémica incluida). Al principio de la gala hacían como una selección de jurados o algo así.

Pues no os perdáis el momento de la espectacular entrada de uno de ellos (a partir del minuto 3 del vídeo):

(Pobre hombre, que vergüenza más grande debió de pasar. Sus minutos de gloria, echados por tierra, literalmente).

Y por último, otro momentazo televisivo, este sí recordado por todos, fue el de impresentable actuación en la gala de 2010 de John Cobra, con su magnífica educación y saber estar (antológico su “comedme la polla”).

Os dejo el vídeo aquí abajo

(Como para olvidarse de algo así, ¿verdad? Anda que no me reí yo aquella noche viéndolo).

Por cierto, la gala de este año fue bastante más insulsa que otras, y ganó en realidad la canción menos mala, pero oye, con los arreglos que le hicieron después, ha resultado una canción que al menos para mí tiene mejor pinta que otros años

Así que a ver si hay suerte este sábado con Barei y su “Say Yay“.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com.