La Red

La Red

Estos días pasados os he estado hablando de lo importante que fue para mí la llegada de Internet para empezar a quedar con tíos.

Lo que pasa es que me he centrado únicamente en hablaros del chat cuando no fue la única opción que buscaba para conocer gente.

En ese tiempo, conocí dos páginas que a día de hoy siguen usándose mucho, y son gaydar y bakala.

Si nunca habéis entrado en estas paginas os diré que consiste en poner algunos comentarios que te piden en un cuestionario (edad, ciudad, gustos musicales, morbos sexuales, etc), colgar unas cuantas fotos y esperar a que te entre gente.

Primero me abrí la de gaydar y, bueno, sí me entraba gente y yo también entraba a cotillear perfiles de otras personas, pero ligar, lo que se dice ligar, nunca ligué con nadie.

A día de hoy sigo teniendo una perfil abierto en esta página y lo uso simplemente para ver de vez en cuando si me ha entrado alguien, que eso quieras que no te sube la autoestima,  pero para poco mas.

En bakala, aunque también me abrí perfil, hace tiempo que me olvidé de su contraseña así que es como si la hubiese cerrado.

Y es que nunca me gustó el funcionamiento en sí de páginas como estas.

Para empezar, a mí lo de que te llegase un mensaje en plan “me gustas” “me calientas” “me gustan tus fotos”, pues no sé, nunca me ha dicho nada. Y ya si me llegaba un simple guiño, apaga y vámonos… Muchos me entraban así, y la verdad es que aunque les contestaba por simple educación, a mí lo de esperar una contestación que igual tardaba una hora, me desesperaba.

O igual es porque cuando entraba iba con el calentón del quince, y eso hacía que buscase inmediatez, y con esas páginas de perfiles, eso se perdía.

Vale que ambas páginas tenían su chat y cosas así, pero para eso, me iba directamente al chat que conocía y ya estaba.

Por otro lado, nunca he entendido la manía en el mundillo gay de etiquetarlo todo y crear como grupos y subgrupos.

Me explico: ¿es necesario crear páginas para bakalas? ¿o para osos? ¿o para gente con pluma? ¿de verdad es necesario acotar tanto?

Yo por ejemplo, de bakala tengo poco, pero para un polvo, la estética macarrilla-chulito, pues me pone (ya lo he dicho muchas veces que a mí la actitud en un tío es lo que más me excita), por eso me hice perfil en esa página.

Pero eso no quita, que igual me gusten también los pijos, o los osos, no sé si me entendéis.

Esto comparado en el mundo hetero, yo creo que no existe, ¿no?

Igual me equivoco, pero vamos, sé que hay páginas como Meetic, para buscar pareja, pero no creo que haya algo similar para morenos, otra para rubios, otra para hipster… yo creo que no es necesario.

Al final ¿Qué se consigue con esto? pues que como yo en su época, todos estábamos en todas las aplicaciones.

De hecho pienso ahora en una pareja de Gandía, que entrase en la página que entrase ahí estaban ellos con su perfil. Encima me mandaban mensajes, y aunque les decía que no eran mi tipo, les daba igual porque ellos perfil que me hacía nuevo en otra página, perfil que me pinchaban (incluso en las apps del móvil).

Porque esa es otra, con el tiempo, en la era de los móviles, esas páginas y otras nuevas,  tipo Bender (como el famoso robot de Futurama) -ahora llamada Wapo-, o Grindr, se adaptaron a los nuevos formatos.

Al menos la ventaja que yo le veo a estas es que , como todos llevamos el móvil encima, pues sí que hay bastante rapidez en las contestaciones. Y al unir la localización por gps, siempre pillas a gente cercana. Está claro que está enfocada al folleteo, y funciona (doy fe) pero por lo menos en ese sentido, con ese formato funcionan bastante mejor que en su versión ordenador.

Pero otra vez lo mismo, más y más subgrupos dependiendo del estilo que lleves y/o te guste.

Y lo mismo que dije antes, en el mundo hetero de las apps, está Tinder, que el funcionamiento es básicamente igual, pero no creo que hayan inventado apps para tios de gym, pijos, góticos, etc. (y si lo hay y lo desconozco que alguien me saque de mi error).

También es verdad que para conocer gente, yo creo que la conversación es muy importante, por lo menos para mí, y el físico o lo que sea en fotos, pues sí, claro que importa, pero la actitud a mí siempre me ha dicho mucho, y eso hacía que siempre me decantase por usar el chat.

Igual es que soy yo así de raro, pero siempre me ha pasado y no creo que con los años se me vaya a quitar esa “manía”, qué le vamos a hacer…

Actualmente sí que sé de gente que usa Twitter, Instagram o Facebook para ligoteo (aunque no es el motivo por el que se crearon), yo de momento no tengo perfil en ningunas (en facebook duré un mes).

El día que me ponga, aviso, y os cuento qué opino de ellas.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios