L.A. Zombie

L.A. Zombie

Hace un tiempo cuando comenté la película Hellbent os hablé de que había encontrado una página web con un catálogo de películas en el que se combinaba el género de temática con el de terror.

El otro día eché mano de ella de nuevo y encontré para mi sorpresa que también existe la combinación del porno con el terror.

La versión de la película de la que os quiero hablar, que ya tiene unos años (es de 2008) llevaba adosado el subtítulo (“Hardcore”) por lo que me hace dudar de si es que había una versión más light en la que no hubiesen escenas pornográficas. Si existe esa versión, yo no di con ella, así que os hablaré de la versión superguarra que es la que me vi anoche.

He de deciros que si os gusta el subgénero del gore dentro del terror, ésta os encantará, pero si no os gusta, que es mi caso, os recomiendo que paséis un poco de ella porque hay escenas (sobre todo las primeras) que son bastante asquerosas.

La película, protagonizada por el actor porno François Sagat, comienza con una escena del protagonista emergiendo de las aguas del mar cual Úrsula Andress en James Bond contra el Dr. No, pero con un tío, desnudo y maquillado en plan zombi. El maquillaje es de traca, con una dentadura extrañísima y un color de piel entre verde y morado que deja al buenorro de François como un verdadero cuadro.

De la orilla de la playa, ya pasa a la carretera, de noche, cuando un jovenzuelo enfoca con las luces de la furgoneta al zombi, que va totalmente desnudo haciendo autostop por el arcén. El joven, que debe pensar que sólo es peligroso parar si es la chica de la curva, recoge  entonces al zombi como si tal cosa, supongo que con la intención de ver de cerca el pollón del autoestopista, sin importarle el asqueroso aspecto que presente.

Por cierto que en esa escena ya empiezan los fallos de continuidad porque de estar desnudo, François aparece después vestido con suéter y capucha, y luego otra vez desnudo (desconozco si esos fallos son cosa del director,  o que el encargado del montaje tuvo un mal día).

Y de ahí al accidente y muerte del conductor, supuestamente atacado por el autoestopista zombi. Una muerte bastante desagradable con el corazón bombeando en los últimos estertores fuera de su cuerpo. Y es justo en ese hueco donde llega el zombi y le mete el rabo para así devolver a la vida al chaval y acabar follándoselo contra la furgoneta. Eso sí, con el condón puesto, que una cosa es estar muerto y otra ir por ahí a lo loco.

La escena en sí a mí ni me dio morbo ni nada, por todo lo sangriento que es el tema. Encima, para rematar, el plano final es un vistoso primer plano de la polla del zombi, acabada en forma de uña, expulsando sangre al correrse. Una asquerosidad bien grande.

Pues bien, a pesar de que la cosa ya no prometía nada, no sé muy bien porqué seguí viendo la película.

En la siguiente escena sucede un poco más de lo mismo porque en una pelea entre dos tíos uno mata al otro dejando allí el cuerpo en mitad de un barranco. El zombi llega, se lo lleva a un descampado y sobre un colchón, que más mierda no puede tener, le baja los pantalones y se la mete por un boquete del cuerpo (no, no es el culo) hasta que lo resucita y es él quien se folla al zombi. En esta escena llegué a pensar que no me extrañaba que los actores porno tomasen viagra, porque en una escena con tanta sangre y vísceras, yo no conseguiría ponerme a tono…

Y ya después de esto comienza el descontrol total de la película porque si en la escena anterior me había percatado que al zombi se le estaba yendo el maquillaje, en la siguiente, que se baña en un charco, el maquillaje ha desaparecido por completo. Ah! pensé yo, pues entonces aún tiene su punto la película porque el tiarrón de François al natural, gana mucho….pero no, porque el maquillaje del zombi aparece y desaparece sin motivo ni razón alguna.

Incluso en la siguiente escena, un negraco también asesinado al que revive el zombi restregándole la polla por el agujero de bala de su frente,  se combinan escenas en las que está con y sin maquillaje a la vez.

En la siguiente ya toca de nuevo sin maquillar, que parece que se ha curado de su zombienfermedad, y revive a un indigente que había muerto entre cartones. Y se lo folla. Un buen samaritano, vamos.

Pero de repente, ya viene lo más extraño de la película y es una escena que parece sacada de otro film por error (de hecho pensé que se me había colado otra peli sin darme cuenta), pero nada de eso.

La escena transcurre en una habitación en la que entre varios descuelgan de la pared a un tío (que no vuelve a aparecer), y  para celebrarlo se ponen a follar en grupo. Esta escena que como película porno está muy bien, no parece tener relación alguna con nada de lo sucedido hasta que llegan dos matones y por un asunto de drogas matan a los otros cuatro en plan escabechina.

Esa escena es tan sangrienta que se ve que el director pensaría que poniendo unos plásticos en las paredes igual después les tocaba limpiar menos, pero debieron soltar tantos litros que las paredes las pringaron igual. Es ahí donde aparece el zombi (otra vez maquillado) y, sin venir a cuento, se venga de los malos y resucita a los muertos, esta vez sin necesidad de follárselos ni nada.

Y cuando parecía que la cosa no podía ir a peor, cuando ya nada en la película tenía sentido alguno, comienza una combinación de escenas del zombie / no zombie recordando sus crímenes, y llorando, con y sin maquillaje, mientras va a un cementerio a desenterrar una fosa.

¿Por qué motivo?

¿Querrá volver a su ataúd?

¿Querrá desenterrar a un ex?

¿A quién le importa?

Total, un despropósito de principio a fin que ni excita, ni da terror, ni nada de nada.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

Taekwondo

Taekwondo

Hace un tiempo, asistí en Twitter a una conversación entre varios usuarios que comentaban si la película “Taekwondo” valía la pena. Unos decían que sí, y otros que no, pero todos valoraban lo buenorros que estaban los actores protagonistas.

Como uno es curioso de por sí, se me ocurrió entonces buscar en Internet hasta que di con la película. Comencé entonces a verla hasta que un escalofrío recorrió mi espalda en el momento en que aparecieron en pantalla el nombre de sus autores:

Marco Berger  y Martín Farina.

¿No os suenan estos nombres? a mí sí, y si alguno de vosotros es seguidor de mi blog, también os sonarán, pues fueron los mismos autores que engendraron una ¿película? llamada Fulboy.

En su día,  aquello me pareció una “auténtica mierda”, así que podéis pensar qué es lo que decidí hacer con esta nueva película: No verla. Y así la dejé, guardada en mi ordenador, como una de tantas.

Pues lo que son las cosas, hace unos días me dio por revisitarla, darle una nueva oportunidad y …. me sorprendió, puesto que la película es bastante mejor que su predecesora.

A ver, tanto Fulboy como Taekwondo comparten el hecho de sacar maromos ligeros de ropa, imágenes homoeróticas y algunos desnudos que otros, pero lo que de verdad las diferencia es que esta última, al menos tiene un argumento.

Y es que la película se centra en un fin de semana en la que el protagonista, Fernando (Lucas Papa), invita a un amigo suyo, Germán (Gabriel Epstein), que conoce de clases de Taekwondo para que pase unos días con él y sus amigos en la casa familiar.

El tema es que Germán es gay, y no sabe exactamente si su amigo, el que le invitó, lo es también y quiere algo con él, o son simples pajas mentales que él se monta en su cabeza, por lo que durante toda la película existe una tensión sexual que no se resolverá hasta el final. Gracias a eso, la verdad es que la película engancha, por lo menos conmigo lo hizo, y eso que la película tiene un exceso de metraje que llega hasta los 112 minutos.

Además, los tíos (sobre todo Germán) están bastante bien en su conjunto.

Unos tíos que porque dicen todo el rato que son heteros, que si llega a ser por cómo actúan entre ellos (en bolas varias veces, desnudándose muy juntos, miradas en las duchas…) cualquiera diría que son todos gays, pero bueno.

De hecho el momento en el que llega el amigo-camello y comenta cómo están de buenos todos los tíos de la casa,  es mas o menos la sensación que uno tiene cuando está viendo la película.

Como parte mala, sí que diría que hay unas escenas (igual que pasaba en Fulboy) de bastante vergüenza ajena. Por ejemplo, cuando se ponen a hablar de SuperMario Bros, o cuando juegan entre ellos a la Gallinita Ciega que creo yo que es un juego para críos no mayores de 10 años y no para unos hombres hechos y derechos como los protagonistas de la película. Por no hablar de la escena de “machos cabríos” en la que saludan en plan babosos a la vecina que llama para pedir unos periódicos viejos, que más bien parece que sean expresidiarios que hayan estado unos 20 años sin mojar el churro…

Como parte buena, de hecho, son los generosos desnudos. Para el primero no hay que esperar mucho, por cierto. A los dos minutos escasos el “ruso” sale como Dios lo trajo al mundo (de cintura para abajo) enseñando el rabo con toda la naturalidad. A partir de ahí pues hay desnudos en la piscina, desnudos en las duchas, desnudos cuando se acuestan, etc. Mención aparte la escena de la ducha colectiva (en la que el bueno de Germán está sentado en el suelo y todos comienzan a desnudarse dejando sus pollas y culos a la altura de los ojos del chaval, que yo estoy en esa escena y de verdad que no respondo…) y las escenas en las que tanto Fernando como Germán se desnudan para intentar calentar al otro como quien no quiere la cosa (con esa toalla a medio tapar el pubis…).

La verdad es que también pienso que esta película me gustó mucho más que la anterior porque me sentí identificado en varios momentos. La historia, en general,  me recordó bastante (a su modo) con lo que comenté justamente en mi último post, en el  que hablé de las dudas que tengo respecto de la homosexualidad de un amigo. La escena en que se acuestan y Fernando decide dormir en bolas, también me recordó a una situación similar que viví, hace muchos años y que comenté en Mientras dormías. Por último, también las escenas en las que los protagonistas se desnudan uno frente al otro,  me hizo rememorar lo que viví un verano y de lo que os hablé en The kings of summer.

En definitiva, y por todo lo dicho, esta vez sí la recomiendo. Además,  si como a mí, os gusta ver films ambientados en la época en la que estamos, no hay mejor opción que una película veraniega, con tíos dándose chapuzones en la piscina, pulsión erótico-festiva, desnudos y cierta “intriga” que al menos, a mí, me hicieron no perder el interés en ningún momento.

Os dejo el tráiler.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Hellbent

Hellbent

Uno de los problemas de las películas de temática es que la mayoría de veces tratan temas de amor, en el que las parejas sufren. Que si no han salido del armario y lo pasan mal, que si son amores entre hombres casados y han de permanecer ocultos, que si hay diferencia de edad y por eso, también, sufren…Total, que la mayoría son unos dramas.

Quizás por eso, no me suelen gustar demasiado las películas de temática. Más que nada porque así en general, y en el cine en particular, ni me gustan los dramones ni las pelis de amor.

Por eso me sorprendió gratamente dar hace poco con una página de Internet con películas gays de terror. Y no hablo de una o dos películas sino que hay bastantes para elegir. De momento 129 para ser exactos.

La primera que me dio por ver fue una de un prolífico director llamado David deCoteau. Viendo que tenía muchas y de todo tipo, me dio por elegir una llamada “Beastly Boz” (por la carátula más que nada) y fue un verdadero error.

Esta película es un esperpento de principio a fin. Enfocada tipo película de arte y ensayo lo único que tiene es a chicos cachas enseñando torso y poco más. Con unos diálogos casi testimoniales, el argumento en sí es lo de menos, porque hacía mucho que no me aburría tanto con una película.

Por suerte, y descartando el resto de películas de este autor, del que no pienso ver más, se me ocurrió intentarlo con otra llamada “Hellbent” (gracias a que en los comentarios de la página la recomendaban), y menuda sorpresa me llevé.

Si os gusta las películas tipo Slasher (asesino en serie) ésta es una muy buena elección. También es verdad que yo tengo debilidad por las películas rodadas en tiempo real,  supongo que porque de pequeño me marcó la película “¡Jo, qué noche!” (1985) de Martin Scorsese.

En esta película por tanto todo sucede en el tiempo que dura la película (84 minutos) y durante la noche de Halloween en el West Holllywood, donde un asesino en serie parece que va cargándose a los tíos del lugar sin un motivo aparente.

El  protagonista, Eddie, he de deciros que está bastante bien, con una sonrisa que desarma a cualquiera. El actor, en realidad, se llama Dylan Fergus, y más allá de esta película no lo he visto en ningún sitio más (lástima).

Encima, el prota, aparte de estar bueno es que se pasa toda la película vestido de policía y eso, como ya sabéis quienes seguís mi blog, es algo que me pone mucho (bueno, mucho no, muchísimo). También me pone, por cierto, el amigo cachas bisexual que sale con él de fiesta, Chaz, un tío llamado Andrew Levitas que, como en el caso del protagonista, no he tenido el gusto de ver actuar en ningún otro papel. Y también está el chaval de la moto, y objeto de deseo de Eddie, un tal Jake (Bryan Kirkwood) que encima va de chulito cachitas y madre mía el morbo que da. Yo creo que incluso al amigo gracioso de todos ellos, Joey (Hank Harris), le encuentro también su puntito…

Pero más allá de estos simples detalles  (ejem, ejem) he de deciros que es que la peli está muy pero que muy bien.  Para ser de hace unos años (concretamente de 2004)  no ha perdido demasiado, y tiene todos los ingredientes del género que hacen que a mí personalmente, me gusten mucho este tipo de películas.

Así, por ejemplo, el malo va con un disfraz como de demonio, con sus cuernecillos, que en sí mismo está muy logrado (algo así como el disfraz con la máscara de  “Scream” o el pescador de “Sé lo que hicisteis el último verano”).

También los asesinatos están muy bien planificados, por encuadres de cámara y demás, con lo que hace que te involucres totalmente en la película.

El grabarlo todo de noche en un mismo escenario y pasar de espacios amplios a ir poco a poco reduciendo las localizaciones (del bosque a una discoteca y de ahí a la casa del protagonista) también es algo típico del género y que en este caso funciona además, de manera espectacular, y a pesar de haberse gastado cuatro duros.

Por último, y como buena película del género que se precie, tiene además alguna que otra escena de esas que marcan la diferencia y que la hacen sobresalir por encima de la media. Así, en este caso, y gracias al ojo vago del protagonista, hay un par de momentos  memorables que podía haber filmado el mismísimo Wes Craven en sus mejores tiempos.

Vamos que me encantó la peli y creo que gracias a ella seguiré viendo más películas de este tipo.

Al menos me he dado cuenta de que en la definición de temática hay mucho más cine del que me imaginaba.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Limanakia

Limanakia

No hace mucho os hablé en este blog de “El desconocido del lago“, una película de intriga ambientada en una zona de cruising francesa.

Pues bien, hace poco di por casualidad con un cortometraje que parece que lo hubieran hecho con las escenas eliminadas de aquella película. Y digo eliminadas por lo explícitas que son para aparecer en una película mínimamente conercial.

Y es que este corto es una sucesión de imágenes de mamadas y folladas reales grabadas con lo que, parece ser (o eso simula en algunas escenas), una cámara oculta.

Las escenas se ven de una forma clara, sin filtros, aunque sí se difumina la cara de los participantes para preservar su intimidad.

Se supone, por tanto, que de actores profesionales nada, con lo que lo que se ve en el film es el fruto de calentones reales entre tíos amateurs.

Lo único que está editado es la contraposición de imágenes, pues se montan varias escenas a la vez, una al lado de la otra, para que así la zona tenga la apariencia de una gran orgía al aire libre.

El nombre de la película viene dado por la zona de playa donde está grabada. Limanakia es realmente una zona rocosa, de calas, situado en el sur de Atenas. En concreto en la zona de Leoforos Poseidón.

Yo, de Grecia, conocía Mikonos como el paraíso gay por excelencia (una especie de Ibiza griega) pero se ve que esta zona en concreto es también conocida por los amantes del cruising del mundo.

El autor de este cortometraje es un tal Antonio da Silva, y leyendo información sobre él no me queda claro si realmente es director de cine, o lo que pretende es realizar un estudio sociológico sobre el fenómeno del sexo gay alrededor del planeta.

Y es que desde el año 2011 hasta este año 2016 ha realizado ni más ni menos que 19 cortos, con una duración entre los cuatro el más corto y unos 36 minutos el más largo, con argumentos tan variados como el sexo en público, el sexo en pareja, el sexo intergeneracional o el sexo durante celebraciones de todo tipo.

Y con títulos tan sugerentes como “Daddies”, “Nude dudes”,”Cariocas” o “Brazil Carnival”, donde las escenas explícitas se intercalan desordenadamente con un estilo de grabación próximo al documental.

Según su página web, su director (portugués de nacimiento aunque londinense de adopción) no se considera asimismo «pornografo», aunque sí un artista que usa sus gustos personales y su interés por el cuerpo masculino para plasmar imágenes de sexo de una forma, al menos, distinta a lo visto hasta ahora.

Si veo alguna película más de este autor, ya la iré comentando por aquí. De momento, os dejo un enlace a su página web y al tráiler de este corto en concreto.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Morbo

Morbo

Cerrada ya mi etapa por el ambiente y aparcada mi búsqueda de pareja (duradera), decidí que mi vida sexual iba a consistir a partir de entonces en disfrutar de mis morbos, filias o como queráis llamarlo.

En el fondo, en todas mis experiencias sexuales buscaba (algunas veces más claramente y otras de forma más inconsciente), ese “algo más” que nunca acababa de llegar.

Aunque eran muchas veces quedadas para sexo,  siempre buscaba tios con los que tuviese cierta afinidad (en estudios, edad, trabajo o similares) por si acaso se daba la posibilidad de que después del polvo pudiese iniciarse algún tipo de relación.

Pensé entonces que si tenía decidido estar soltero el resto de mi vida, no me iba a privar entonces de dar rienda suelta a mis “perversiones” por llamarlas de alguna forma, así que me puse manos a la obra.

Digamos que empecé en plan light para ir luego subiendo poco a poco.

Como ya conté en su día, cuando era adolescente, con amigos, medio en broma medio en serio, veíamos de vez en cuando pelis porno y alguno acababa sacándose la polla para acabar haciéndose un pajote delante de los demás.

Me rondaba en la cabeza repetir esa experiencia con un desconocido así que entré al chat y puse en el general tal cual lo que buscaba. Pronto me entraron varios privados hasta que me decanté por uno.

Por lo que me comentó era un tío hetero, casado, con críos pequeños, que tenía desde hace tiempo esa curiosidad de hacer algo así también. Me dejó muy claro que ni era hetero curioso, ni bi, ni quería probar a hacer nada conmigo. Incluso me dejó claro que no iba a haber ningún contacto físico entre ambos.

Acepté su lista de prohibiciones y me dirigí hacia su casa, que tampoco es que estuviese demasiado alejada de la mía (cosa que en un principio le asustó un poco).

Al llegar allí, me dio la mano (así que algo de contacto físico ya había), me ofreció un refresco, me hizo sentar en el sofá y me dijo que podía elegir el listado de películas que tenía.

Me sorprendió que para ser tan hetero, tuviera un listado de películas gays tan extenso, dividido además por temáticas. El tío se ve que dominaba el género, porque nos pusimos a hablar de actores y productoras, rompiendo así un poco el hielo inicial.

Elegimos finalmente una de brasileños que me encantan, sobre todo por el culete (soy muy de culos, ya sabéis) que suelen tener por regla general (y de lo que puedo dar fe).

Empezó la película y fue él el primero que se bajó los pantalones hasta los tobillos, enseñando una polla que aunque estaba medio morcillona, ya prometía lo suyo.

Me dijo que hiciese yo lo mismo, aunque yo me desnudé del todo para estar más cómodo (cosa que no le importó, quitándose él la camiseta a continuación).

Durante la película (que era muy buena, por cierto) yo estuve todo el rato mirando por el rabillo del ojo su pajote que era lo que más morbo me daba. Tampoco quería mirarle directamente porque siendo tan “hetero” mi intención no era cortarle el rollo, así que lo hice con disimulo, hasta que me percaté que él tampoco estaba mirando demasiado la película.

Empezamos entonces a mirarnos con descaro, tanto a los ojos como a la polla, escuchando los gemidos de los brasileños de fondo.

En un momento dado, diciéndome que le estaba dando mucho morbo ver lo excitado que estaba (soy bastante expresivo en esos momentos), me propuso que me acercara a él, así que acabé poniéndome a su lado.

Estar muslo con muslo con un tío con pinta de machote (que aparte me gustaba, era morenito, con algo de vello, y  con un físico agradable), hetero, con morbo, y con el que estás compartiendo el momento íntimo de cascártela,  para mí fue un auténtico gustazo, así que si seguía a ese ritmo iba a acabar pronto.

Yo intentaba aflojar la marcha, porque quería que la noche fuese algo más larga (o por lo menos que acabase la peli), pero notar cómo me estaba mirando el tío, me calentaba todavía más.

Por lo visto él tenía ya la misma excitación porque sin decir nada, cogió su brazo izquierdo y me lo puso alrededor del cuello (un gesto en plan colega) mientras con su mano derecha comenzó a acariciarme la pierna, ascendiendo desde la rodilla muy suavemente.

Finalmente llegó poco a poco hasta la ingle, y de ahí comenzó a acariciarme los huevos, momento en el que le dije que si seguía por ese camino me iba a hacer explotar de placer.

Sólo me dijo entonces que me incorporara, que me pusiera sobre él en el sofá y que me corriese sobre su cuerpo. Y eso hice, claro.

De normal ya he contado alguna vez por aquí que suelto bastante pero si el morbo o la situación lo hace “distinto” aquello es como un surtidor de gasolina. En este caso fue así y al acabar parecía que le habían echado un bote de nata líquida sobre el pecho.

El no tardó mucho en hacer lo mismo sobre sí, y por la cantidad que vi que soltaba, también le había calentado bastante todo aquello.

Después de limpiarnos un poco y quitar la película, que acabó unos minutos después, me dijo que entendiese que la discreción para él era súperimportante y todas esas cosas que suelen decir los hombres casados.

Le comenté que no tenía que preocuparse de nada, y que no iba a saludarle por la calle, si era eso lo que me pedía.

Antes de despedirse, me comentó que la semana siguiente tampoco estaba su mujer y que si yo quería podíamos hacer esto de vez en cuando.

Le agradecí su invitación pero no lo volví a hacer, al fin y al cabo se trataba de cumplir un morbo (o por lo menos de repetir experiencia de mi adolescencia) y se agolpaban ya otras ideas en mi cabeza para cumplir a corto plazo.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com.

El desconocido del lago

El desconocido del lago

Cuando hablé el otro día de mis primeras experiencias con las playas nudistas, se me olvidó comentar que no fue hasta ir a esos lugares cuando conocí lo que realmente era el “cruising”.

Para quien no lo sepa, el cruising es el término inglés que define la actividad de buscar sexo en lugares públicos, como parques, playas o descampados, principalmente referido a los varones homosexuales (Wikipedia dixit). En castellano, también se conoce como “cancaneo” pero como es una palabra que no me gusta demasiado, evitaré usarla en este post.

A ver, sí que conocía de oídas en qué consistía esa práctica sexual. Incluso sabía de zonas en mi ciudad donde se practicaba.

Así, en Valencia (y supongo que en el resto de ciudades de toda España y del mundo en general), siempre había oído hablar de los servicios de algunos centros comerciales y de los alrededores de la Estación de Autobuses.

O ya al aire libre, la zona del Río y los Jardines del Real (más conocidos como Viveros), donde siempre ha sido habitual a determinadas horas ver a muchos abueletes tocándose la polla cuando pasabas, señal inequívoca de que iban buscando “guerra”.

Pues bien, aunque sabía que existía, no fue hasta empezar a acudir a las playas nudistas cuando pude comprobar en qué consistía realmente.

Y es que digamos que si durante el día el público habitual suele ser de tomar el sol, bañarse y relajarse, cuando el sol empieza a caer, estas mismas playas se van llenando de otro tipo de público que va buscando “otra cosa” muy distinta.

Así, al pasar por determinadas zonas de la playa (generalmente las dunas, o el parking, o caminos algo más escondidos), puedes ver claramente a gente buscando a gente, cuando no practicando sexo abiertamente.

La primera vez que me di de bruces con esa realidad paralela, fue una tarde que estando en la playa no podía aguantarme ya de mear. Aunque sé que es una guarrada, antes que nada intenté hacer dentro del agua, pero después de casi veinte minutos a remojo tuve claro que mi vejiga en alta mar no iba a conseguir soltar ni una gota.

Así que ni corto ni perezoso me desplacé a la parte trasera de la playa, donde las dunas te separan del resto de los bañistas, dispuesto a vaciarle el agua al canario.

Mi sorpresa vino cuando al ponerme en posición de mear, vi como enseguida de detrás de unos matorrales empezaron a salir, como si fueran setas, muchos tíos con ganas de polla.

Lo que más me sorprendió fue la edad de todos ellos. Por lo que yo he visto la mayoría de gente que hace cruising son de mediana edad para arriba (con independencia de la playa adonde vayas). Mucho hombre cincuentón. Muchos con pinta de casados que tienen en estos lugares un sitio digamos “discreto” donde desahogarse y si te he visto no me acuerdo.

Viendo que con “público” tampoco iba a conseguir mear, me desplacé unos metros hasta una zona algo menos concurrida pero volvió a pasar tres cuartos de lo mismo. Al minuto varios hombres se acercaban hacia a mí magreándose la polla y los huevos como si estuviesen enseñando su mercancía.

Y es que otra cosa que siempre me ha sorprendido es que un chaval joven, con ganas, se puede hartar de comer pollas ahí mismo, pues la gente que suele hacer cruising se pirra por los chavales mucho más jóvenes que ellos.

(De hecho, incluso, últimamente es bastante habitual que chaperos jóvenes -muchos, rumanos- se paseen por esas zonas y a la mínima pidan cierta cantidad antes de empezar a hacer nada. No tengo muy claro si realmente la gente está dispuesta a pagar, pero viendo que cada año aumenta la oferta, supongo que la respuesta es afirmativa).

Al final, evidentemente, no pude mear, pero me sirvió para conocer lo que se cuece en esa parte un tanto apartada de la playa.

Esa primera vez, recuerdo además que cuando cogí el camino de vuelta hacia el coche, al pasar por los caminos, sí que llegué a ver a gente masturbándose mutuamente, o haciéndose alguna mamada, y al pasar y ver “carne fresca” como incluso incitaban para que me uniese a la fiesta que tenían montada.

Posteriormente, situaciones similares las he visto en otras playas en las que he estado (que ya iré contando), y con un tipo de público bastante similar en todas ellas.

Todo esto que cuento, está muy bien reflejado en una muy buena película llamada “El desconocido del lago” (trailer aquí).

La película, francesa, del año 2013, fue dirigida por Alain Guiraudie y protagonizada por
Pierre Deladonchamps, Christophe Paou y Patrick D’Assumçao.

Ganó el premio al mejor director en Cannes (sección Un Certain Regarde), y tuvo 8 nominaciones a los César, consiguiendo el de actor revelación.

El argumento principal es el de un asesinato cometido en una zona de cruising (un lago del Sur de Francia), pero sirve al director para mostrar todo lo que se cuece alrededor de ese mundo.

Para eso, el director se basa en escenas totalmente explícitas (mucho desnudo, mucho folleteo), pero sin dejar de lado el suspense que impregna toda la atmósfera.

Una atmósfera, por cierto, muy bien conseguida porque la película no tiene BSO (no suena nada de música durante todo el metraje) sino que todo se basa en sonidos propios de la naturaleza, consiguiendo que parece que estés viviéndolo como un personaje más de la propia película.

Por cierto, que si quereis vivirlo también en primera persona, pero por medio de la lectura, recomiendo el blog “Diario de cruising” en el que un madrileño llamado Marcos cuenta todas sus aventuras y desventuras de sus veranos en las playas del sur de Alicante

Unas playas en las que por lo visto hay mejor nivel que lo que yo he visto por las zonas que conozco, todo sea dicho. Suerte que tienen algunos, jeje.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com.

Infiltrados

Infiltrados

Como sabéis que el mundillo del porno es algo que me gusta desde siempre, que conozco a actores por su nombre y todo, y que me sé más o menos la vida de alguno (como ya comenté en los posts de La noche de los muertos vivientes y Volver a empezar), hoy quería hablaros de unos actores en el porno gay que lo más curioso de todo es que…no son gays.

El nombre técnico de esta gente son “gay por pay”, o lo que es lo mismo, que hacen de gays por pasta. Bueno, no es que hagan de gays, simplemente se follan a tíos ante las cámaras. Y es que por lo visto se paga mucho más a los actores en el porno gay que en el hetero (ahí son mejores pagadas las tías).

Generalmente estos actores-que han existido en el cine desde siempre- solían hacer de activos y para conseguir calentarse echaban mano de ciertos chavales cuya función era excitar al personal entre toma y toma -buena película sobre el tema es “The fluffer” (2001)-. Sin embargo, desde la llegada de la Viagra, con tomarse una pastillita la situación se solucionaba por sí sola, pudiendo grabar sus escenas durante varias horas con independencia de sus gustos sexuales.

Últimamente, la situación de estos actores ha ido cambiando y partiendo de la base de que “igual de maricona es el que da como el que toma”, muchos han optado por ser versátiles, cuando no totalmente pasivos (al fin y al cabo es poner el culo y poco más), con lo que su situación en el mercado se ha revalorizado mucho, cobrando mucho más por el morbo que saben que provoca ver a un hetero a cuatro patas.

Los actores más conocidos en ese gremio, son:

JohnnyRapid
Johnny Rapid

Este jovencito actor suele ser uno de los pasivos más cotizados. De los que son usados como una marioneta en sus películas (recuerdo una escena en la que se lo follan en una cárcel que es antológica).

Por eso me sorprendió tanto saber que estaba casado y con una hija. Saltó a la fama cuando su productora Men.com, ofreció a Justin Bieber una cantidad millonaria por rodar una escena junto a él.

peter-north-pornstar
Peter North

Curioso caso el del actor Peter North, que empezó rodando escenas en películas gay con el nombre de Matt Ramsey.

A este actor lo empecé a ver en las primeras películas porno que vi en mi vida y me sorprendía por lo lechero que podía llegar a ser. Cuando me enteré de que había empezado en el mundillo como actor gay, no paré hasta que encontré esas primeras películas vintage.

pavel novotny
Pavel Novotny

Rubio actor checo nacido en Praga, ha trabajado tanto en películas gay, como bisexuales y heterosexuales.

Fue de los primeros en reconocer abiertamente su heterosexualidad aunque también dijo que sólo actuaría como activo en sus películas. Finalmente acabó recibiendo la oferta económica que le hizo cambiar de “postura” al respecto, comenzando a grabar bastantes títulos como pasivo.

zeb atlas
Zeb Atlas

A este hombre lo definiría como una mezcla entre Mario Casas y el muñeco de Michelín. Mide 1,90 y pesa 113 kg de puro músculo. Con éste me pasó lo mismo que con Peter North. Lo empecé viendo en películas hetero hasta que un día lo vi dándolo todo con un compañero de reparto en una película gay.

En este caso no queda del todo claro si realmente es gay for pay, o hetero for pay, porque parece que realmente es bastante abierto…

Sebastian_Young
Sebastian Young

Sebastian Young es, digamos, como el “malote” del grupo. Ha entrado y salido de la cárcel en innumerables ocasiones. Con un historial delictivo como para empapelar una pared entera, está casado y actúa en el porno gay para pagar a sus abogados y las distintas multas que le han ido cayendo durante estos años.

De los más reputados actores actuales, no tiene problemas en ser penetrado ante las cámaras.

rafa garcia
Rafa García

Por último, en el caso de España, tenemos también a actores de la talla (ejem, ejem) de Rafa (el hermano de Dinio, el que fue novio de Marujita Díaz…) que últimamente ha hecho también alguna cosilla en el porno gay (como activo -de momento-), aunque pienso que llamar actor a este hombre es denostar a todo un gremio.

(Eso sí, por tener, sí que tiene una buena herramienta de trabajo, no nos engañemos)

Una cosa más. Si os ha interesado el post, que sepáis que una  productora porno se sacó de la manga un reality sobre el tema en el año 2014, donde un grupo de actores heteros convivían en una mansión (al estilo Jersey/Geordie/Gandía Shore) mientras se preparaban (¿?) para sus rodajes en el mundo gay.

El reality se centra en las personas que viven este estilo de vida tabú y no convencional, la exploración de las relaciones dinámicas entre el propietario, los trabajadores y los actores del sitio web para adultos brokestraightboys

Con esta frase, que no tiene desperdicio, se promocionaban tanto en la emisión online, como por la televisión por cable donde emitían en EEUU.

Os dejo el trailer pinchando aquí.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com.