Del revés

Del revés

Pues a lo tonto han pasado ya dos años desde que recuperé (muy a mi pesar) mi soltería.

Echando la vista atrás, aunque lo peor ya pasó durante los primeros meses, he de reconocer que después de este tiempo, me ha quedado un poso de amargura del que me es difícil deshacerme. Y esa amargura, en cierta forma se ha plasmado también en los posts.

Son bastantes personas las que me han hecho llegar que este blog ya no es lo que era, cosa bastante normal puesto que, como yo mismo respondo, yo tampoco soy el que era.

A nivel sentimental, mi corazón está bastante cerrado y así pienso yo que seguirá durante bastante tiempo (y digo bastante tiempo porque decir “para los restos” igual queda un poco radical). No sé si realmente es miedo a que me vuelvan a hacer daño o que soy muy consciente de que hay trenes que únicamente pasan una vez en la vida. Eso yo lo tengo bastante claro y no hay nada (ni nadie) que pueda hacerme cambiar de opinión. Al menos a día de hoy.

A nivel sexual, pues no digo lo que está cerrado pero os podéis hacer una idea también. De hecho, actualmente ni entro a chats, ni tengo ya apps de folleteo, ni nada. Me borré ya hace unos meses y ahí sigo, desaparecido del mundo. Mis últimas experiencias, contadas por aquí ,no resultaron del todo satisfactorias, así que decidí cortar por lo sano.

Tengo un amigo que dice que estoy entrando voluntariamente en una vida monacal y que sarna con gusto no pica, pero que eso no puede ser sano. Yo le digo que mientras tenga porno a mano y mi mano derecha, poco más me hará falta, a lo que me suele contestar que ya puestos, y siguiendo mi trayectoria,  solicite ya la castración química…

A nivel laboral, en un principio, como ya conté por aquí, me volqué en el trabajo como si no hubiera un mañana. Hice más horas que horas, total para nada, puesto que esas cosas pocas veces se agradecen. Más bien al contrario puesto que por eso (y por otros motivos) se creó una rencilla estúpida entre compañeros desembocando en un mal rollo laboral que todavía continúa.

Por todo esto, digamos que mi carácter ha cambiado bastante y supongo que todo eso se refleja también en mi forma de escribir.

Soy una persona que no suele expresar sus preocupaciones y por eso me gusta de vez en cuando escribir por aquí y soltar todo lo que llevo dentro. Como he dicho alguna vez, me relaja mucho y me siento cómodo escribiendo. Sin embargo, esta vía de escape no es suficiente muchas veces, y llega un momento en el que el cuerpo te dice basta.

En mi caso este primer aviso me sucedió durante las pasadas Navidades. Ingresado en el hospital fueron muchas las cosas que se me pasaron por la cabeza, pero sobre todo, me dije a mí mismo que tenía que cambiar. Las cosas que a mí me pasan, ni son más ni menos que las del común de los mortales. Mi problema es cómo me las tomo yo.

Así que como propósito de año nuevo me he propuesto cambiar, porque la vida es sólo una y cuando se va, se va.

En teoría, cambiando de actitud, la vida te trae cosas buenas (o eso dicen), pero esas cosas no creo que sean así de fáciles, y siempre he pensado que era algo más de superchería que otras cosas. Sin embargo, leyendo sobre el tema, me he enterado de que la cosa tiene más de ciencia de lo que yo me pensaba puesto que según cómo te tomes las cosas se activan ciertas zonas del cerebro que de otro modo no lo harían.

Y para empezar a aplicarlo ahora mismo, he de reconocer que de algo malo siempre se puede sacar algo positivo, y esos días en el hospital, me hicieron ver que aparte de mi familia, tengo muchos amigos que se preocupan por mí más de lo que yo mismo me imaginaba.

A ver si esto lo puedo aplicar a mi día a día y a finales de 2019 os cuento cómo me ha ido.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com

Anuncios

Solo

Solo

Los que seguís mi blog sabéis que los títulos de mis posts provienen de nombres de películas, la mayoría bastante conocidas. Muchas veces la relación con lo que escribo viene del propio argumento de la película, y otras es el propio título el que está vinculado con lo que cuento.

Cuando empecé a escribir, leí las recomendaciones y consejos de blogueros expertos sobre cómo hacer un blog, y la mayoría coincidían en que para conseguir un tráfico de visitas aceptable una de las cosas en las que había que poner más atención, era en encontrar un buen titular. Así, el título debía ser claro y explicar en concreto de qué iba el post, y además tener una o dos palabras que llamasen la atención del lector. Como véis, ninguna de estas dos cosas las he cumplido hasta ahora, pero como es mi blog y lo escribo como quiero, no pienso dejar de titular de esa forma (al friki que vive en mí, le gusta).

Pues bien, en esta entrada, y sin que sirva de precedente (o sí, quién sabe) el título coincide exactamente con el post, de modo que hoy quiero hablaros de una película argentina que se llama así, “Solo”.

La película, del año 2013, está dirigida por Marcelo Briem Stamm, y  protagonizada por Patricio Ramos y Mario Verón (y que yo sepa, muy conocidos aquí en España no son, por lo menos no me sonaban de haberlos vistos en otras películas).

Yo no sé vosotros, pero a mí me pasa que llega un momento en que tengo tal cantidad de películas acumuladas en el ordenador que no recuerdo ya ni quién me pasó alguna o dónde la conseguí o quién me la recomendó. Ésta en concreto es una de ellas, de ésas que te pones a ver sin saber casi nada del argumento, y de hecho creo que es lo mejor que me pudo pasar.

En este blog os he hablado muchas veces de las quedadas que he tenido por Internet, ¿verdad? pues la película empieza de ese mismo modo que os he narrado aquí tantas veces:

Manu, un chico que ha terminado una relación decide entrar al chat y conoce a Julio, con el que queda en su casa una hora después… y hasta ahí puedo leer.

Básicamente la película se centra en ellos dos (aunque salen recuerdos de la vida anterior de Manu, a modo de flashbacks) y lo que empieza como un drama romántico (con escenas de cama y sexo incluidas -sí, los dos salen desnudos-) va girando poco a poco hacia un thriller en el que no sabes realmente si los personajes están ocultando algo.

Además, toca un tema, el de quedar con desconocidos y todo lo que eso conlleva, en el que siempre he pensado, sobre todo esas primeras veces, y aunque yo no solía quedar en mi casa, esa sensación de desprotección siempre la tenía presente.

A mí la película me encantó, y después de verla me fastidió un poco el hecho de que haya películas que, como ésta, son muy buenas (a mi modo de ver) y luego pasan sin pena ni gloria por la cartelera.

Sí que es cierto que al ser una película de temática (gay) igual a la gente le para un poco.

Yo he de reconoceros que no suelo ver demasiadas películas de temática.

Bueno, a ver, a mí me gustan todos los géneros (terror y ciencia ficción sobre todo), pero no por el hecho de ser gay, me trago todas las películas de gays que estrenan en la cartelera. En cambio, tengo un conocido que sí hace eso. Tú le dices que traiga una película a casa para ver y todas las que trae siempre son de temática, que yo creo que ya no ve ningún otro género (si se le puede llamar género) más que ése. Y a mí eso me supera un poco, la verdad.

Pero bueno, supongo que sí es cierto que igual al estar encuadrada en ese grupo de películas no ha llegado al público de forma masiva. Igual sí se estrenaría en circuitos, o festivales independientes gays o algo así, pero poco más, y me parece una lástima porque creo que el guión es muy bueno, independientemente de con quien se acuesten los protagonistas.

También es cierto que el que no se haga demasiada publicidad ni marketing con determinadas películas tampoco ayuda. Pero eso pasa también con otras muchas. El otro día, por ejemplo, comentando en un blog amigo, pensé lo mismo de otra película de este año que me pareció impresionante (aunque no tiene nada que ver) que era Ex-Machina (2015, Alex Garland) y también poca gente la vio, una lástima.

En este caso también supongo que se pasaría por festivales de Ciencia Ficción, algunos independientes, y poco más, pero la mayoría de gente ni la vió ni conocía de su existencia.

Sí que es verdad que son géneros totalmente distintos, de países distintos, y con diferentes circunstancias de distribución, pero me da rabia estas cosas, y ahora que tengo una plataforma en Internet, pues no quería dejar pasar la oportunidad de recomendarlas.

Bueno, que me voy del tema, si os ha picado la curiosidad, os dejo por aquí el trailer de la película Solo y le echáis un vistazo.

(Y ya puestos, el de Ex-Machina también aquí)

Espero que os gusten.

Los comentarios, aquí debajo o en mi mail: gayalguien@hotmail.com